Sin categoría

Aprenda más sobre la anestesia y prepárese para su cirugía cardiovascular

anestesia

Una de las preocupaciones que abruma a los pacientes que pronto tendrán una cirugía cardiovascular es el procedimiento de la anestesia. Esto se debe principalmente a las historias y experiencias que probablemente la persona ha oído de seres cercanos, pero también a la inquietud natural que provoca perder la consciencia y el control.

Frente al primer aspecto, cabe notar que la investigación médica ha avanzado notablemente para lograr reducir los efectos secundarios de la anestesia, que provocaban que el paciente se sintiera desorientado, con náuseas y que la recuperación total fuera después de varios días.

Ante el segundo aspecto, es normal que las personas sientan ansiedad, sin embargo, cabe recordar que en el mundo se operan millones de personas con anestesia general cada día y que es gracias a esta que el procedimiento es más amigable con el paciente y con los médicos.

La anestesia reduce el dolor, lo mantiene inconsciente y por lo tanto usted no se mueve durante la cirugía. Imagine como eran las intervenciones del pasado, donde a las personas se les suministraba bebidas alcohólicas o un trapo que pudieran morder y con ello “aguantar” el dolor.

Fue gracias a la observación de médicos y odontólogos que se descubrió que el éter tenía la capacidad de inhibir el dolor durante un periodo de tiempo y con esto cambió radicalmente la historia de la medicina, particularmente de las cirugías, pues, aunque algunos procedimientos podían realizarse con el método antes descrito, la cirugía de corazón abierto, la neurocirugía o el trasplante de órganos serían imposibles sin este mecanismo.

Existen tres tipos de anestesia:

  1. Anestesia local: Para áreas muy reducidas del cuerpo
  2. Anestesia regional: adormece áreas del cuerpo, pero el paciente permanece consciente.
  3. Anestesia general: utilizada en cirugías delicadas donde es vital que la persona permanezca inconsciente.

Ahora profundizaremos en la anestesia general que es la que se utiliza en la cirugía cardiovascular.

Esta consta de tres etapas:

Inducción: Entrar bajo el efecto

Durante esta etapa se deben cumplir tres objetivos: hipnosis, analgesia y relajación muscular.

Mantenimiento: Permanecer bajo el efecto

Durante esta etapa se busca que el paciente continúe en el estado de la inducción.

Recuperación: Eliminar el efecto

En esta etapa se suprimen las sustancias que han provocado el estado inicial y el paciente comienza a recuperar la consciencia, su capacidad de sentir el dolor y el movimiento muscular.

Hoy en día, los investigadores médicos enfocan sus esfuerzos en hacer cada vez más segura cada una de estas etapas.

¿Cómo se suministra la anestesia?

Existen principalmente dos metodologías:  inhaladores (fármaco en forma de gas) y endovenosos (inyectados directamente en el torrente sanguíneo). Ambas tipologías presentan efectos inmediatos en el paciente y de igual manera desaparecen, por eso el Anestesiólogo debe estar siempre presente para seguir suministrando el medicamente mientras sea necesario.

En ocasiones las personas suelen creer que la anestesia es similar a estar dormido. Sin embargo, son dos estados diferentes. En el primero usted no podrá despertarse con estimulación externa, mientras que cuando duerme, incluso pequeñas molestias lo llevarán a la vigilia.

¿Qué esperar después de la recuperación de la anestesia?

Es normal que después de la cirugía cardiovascular usted sienta dolor y malestar. También que se sienta desorientado por unas horas o que no se sienta “como usted mismo”. Si este es su caso, conserve la calma, la mejor cura es el tiempo y en pocas horas estará completamente recuperado.

La recomendación final es que no posponga su cirugía por miedo a la anestesia. Estudios han demostrado que la tasa de mortalidad por anestesia general es de 1 en 250.000 pacientes, y esto suele estar relacionado con otros factores como la edad o alguna condición genética anormal.

Si este tema le provoca mucha ansiedad converse con la enfermera o el médico cirujano quienes podrán darle la información específica de su cirugía y la tranquilidad que usted está buscando. Está demostrado que las personas que encuentran respuestas a sus miedos e inquietudes, reducen su nivel de estrés, están más tranquilos a la hora de la cirugía y tienen una mejor recuperación.

Por eso, procure realizar cualquier acción que le permita entender y está sereno frente a su cirugía y puntualmente a la anestesia general.

Photo by Piron Guillaume on Unsplash

Deja un comentario