Cirugía cardiovascular

Angioplastia ¿Cómo se realiza y para qué sirve?

angioplastia

En el artículo anterior se describió el procedimiento de bypass coronario (revascularización), que se realiza cuando las arterias se encuentran obstruidas. Sin embargo, no siempre es necesario realizar una cirugía de esta magnitud. En dichos casos, el cirujano cardiovascular puede determinar si es mejor realizar una angioplastia, o una angioplastia con stent.

Al igual que el Bypass, esta intervención es utilizada para dar solución a la enfermedad coronaria que se caracteriza por la acumulación de placa en las paredes de las arterias que irrigan sangre al corazón.

¿En qué consiste una angioplastia?

Lo primero que se hace es poner una aguja en una vena del brazo o de la mano del paciente. A través de esta se suministra suero y medicamentos durante el procedimiento.

También se rasura la zona por la cuál va a ser introducido el catéter, que puede ser la ingle o la muñeca, y se pone anestesia local. Esto significa que el paciente permanece consciente durante el tratamiento.

Después el medico introduce una aguja por la cual ingresa un conductor que desplaza por el sistema arterial hasta llegar al corazón. Luego se pone un catéter blando en el conductor y se desliza, de nuevo, hasta llegar a músculo cardíaco.

En este momento, se retira el conductor y se ubica el catéter en la artería coronaria, para irrigar un líquido de contraste que permite, a través de rayos X, ver el interior de las arterias coronarias.

Con esta claridad, el médico cardiólogo lleva un catéter balón hasta el lugar donde hay una obstrucción y lo ubica en el centro. Después, este comienza a inflarse y desinflarse, de tal manera que oprime las placas y abre el conducto para que la sangre fluya normalmente.

Este procedimiento se realiza tantas veces como obstrucciones presenten las arterias del paciente y en algunos casos es necesario poner un stent. Para conocer más sobre este procedimiento haga click aquí.

Finalmente, la enfermera o el médico, presionará la herida, por la que se introdujo la aguja, por unos minutos para evitar hemorragias.

En este video puede ver gráficamente este procedimiento.

¿Qué se puede sentir durante la angioplastia?

Cuando se introduce la aguja y el catéter es posible sentir cierta presión en la zona done se ha puesto (ingle o brazo). Sin embargo, el movimiento dentro de las arterias, de estos mecanismos, es imperceptible.

Durante el procedimiento, cuando se inyecta el tinte, la persona puede sentir calores y un poco de náuseas.

¿Qué pasa después del procedimiento?

Después de la angioplastia, el paciente debe descansar. También será monitoreado constantemente por la enfermera, quien verificará presión arterial, pulso, y cicatrización de la herida.

Si la angioplastia se realizó por la ingle el tiempo de reposo es más prolongado que si fue por la muñeca. En este segundo caso, la persona será dada de alta en un par de horas, mientras que en el primero puede tomar hasta 6 horas.

Es importante que el paciente esté acompañando al menos las primeras 24 horas después del procedimiento. Los sedantes que le han sido suministrados pueden afectar el desempeño por lo que es fundamental que la persona no conduzca ni realice actividades que pueden atentar contra su vida o la de otras personas. 

Ya en casa, el paciente debe revisar constantemente la herida y verificar que esta esté seca, no esté enrogecida, o caliente. También, que no presente endurecimiento o dolor al tacto.

La recuperación total de la angioplastia puede durar una semana, no obstante esto varia de acuerdo a cada paciente.

¿Cuáles son los riesgos de esta intervención?

En términos generales la angioplastia es un procedimiento de bajo riesgo. Sin embargo, como toda intervención puede presentar complicaciones o efectos colaterales.

Algunas de las complicaciones que pueden presentarse son:

  1. Hemorragia
  2. Reacción alérgica al tinte
  3. Bloqueos de la arteria. En tal caso puede ser necesario hacer una cirugía.
  4. Rompimiento de vasos sanguíneos.

Los efectos colaterales que podría tener son los siguientes:

  1. Malestar o dolor en el pecho
  2. Hematomas en el lugar de la herida.

Sin embargo, recuerde que una angioplastia es una intervención segura y que son pocos los pacientes que presentan complicaciones. En todo caso, consulte con su médico los riesgos que este procedimiento tienen para usted, ya que cada paciente tiene un cuadro completamente diferente.

Deja un comentario