Cirugía cardiovascular

¿Cómo manejar la ansiedad ante una cirugía cardiovascular?

ansiedad

Ante la inminencia de una intervención quirúrgica, generalmente las personas presentan en alguna medida ansiedad y estrés. Cuando estas reacciones se manifiestan de forma moderada puede ser positivo, ya que estas invitan a las personas a tomar acciones frente a su condición. No obstante, si estas emociones sobrepasan los límites normales, se podrían desencadenar efectos negativos que afectan notablemente la recuperación del paciente.

Existen varios estudios que demuestran que a mayor grado ansiedad es más largo el postoperatorio y es más común que se presenten complicaciones. También, que las personas tengan un umbral del dolor más bajo y que, por lo tanto, perciban mayor dolor.

Ahora, las condiciones propias de una cirugía también pueden incrementar la ansiedad de los pacientes, ya que se encuentran en un lugar frío, lleno de máquinas y con muchos profesionales de la salud que desconocen.

Por eso, es importante la preparación psicológica de familiares y pacientes, el manejo de la ansiedad los días antes de la intervención y la asistencia a las citas prequirúrgicas, para controlar las emociones y entender el procedimiento,  ya que se ha comprobado que los pacientes más seguros y optimistas fueron los que necesitaron menos días para darles de alta y los que más rápido retomaron sus actividades cotidianas.

PREPARACIÓN PSICOLÓGICA :

Es común que las personas, cuando presentan una condición de salud, olviden que son seres integrales y que lo que ocurre a nivel físico los afecta tanto psicológicamente, como emocional y espiritualmente.

Por eso, es importante que busquen asesoría espiritual en estos momentos, ya que esto les permite adquirir confianza y por lo tanto, se disminuirá la ansiedad.

También, es recomendable que tanto familiares como paciente, asistan a sesiones de terapia psicológica, de tal forma que adquieran herramientas que les permitan sobrellevar los cambios, los miedos y la incertidumbre que produce una cirugía.

Así mismo, podrán explorar las razones por las que posiblemente el cuerpo ha llegado a manifestar una enfermedad y desde el apoyo profesional encontrar soluciones para mejorar los aspectos de la vida cotidiana que han podido desencadenar dicha condición como estrés, ira o tristeza, entre otros.

MANEJO DE LA ANSIEDAD

Es normal que los pacientes, y sus allegados, comiencen a sentir mayor ansiedad cuando se aproxima la fecha de la cirugía cardiovascular. De hecho, es muy común que la persona que va a ser intervenida no duerma bien la noche anterior y que se sienta abrumada las horas antes.

Si se ha optado por no asistir a terapia psicológica, se recomienda realizar al menos unos minutos de meditación cada día, expresar los miedos y las angustias a familiares o allegados y, hacer actividades que aquieten y distraigan la mente, para evitar pensamientos negativos que desencadenen altos niveles de ansiedad.

CITAS PREQUIRÚRGICAS

Las citas con enfermería antes de la cirugía son vitales para reducir los niveles de ansiedad y proveer por el bienestar del paciente y familiares.

Durante estas consultas es ideal que se le exprese a la persona encargada todas las preguntas, dudas y miedos, ya que está podrá disipar inquietudes y dar la información pertinente que permita conocer el proceso, sus riesgos reales y aclarar miedos infundados.

Además, es vital que el paciente entable una relación cercana con esta persona, que confíe plenamente en su criterio, ya que esto le permitirá sentirse tranquilo y acompañado, y con eso se disminuyen los niveles de ansiedad. También, que un familiar la conozca, pues será con ella con quien tendrán la mayor comunicación durante todo el proceso hospitalario.

CONCLUSIÓN

Es fundamental que los pacientes sean conscientes de la importancia de mantener la ansiedad en niveles benéficos, ya que presentar índices altos puede alterar su percepción del dolor, aumentar la hospitalización, provocar nauseas, alterar la frecuencia cardíaca y demorar el regreso a actividades cotidianas.

Por el contrario, si se mantiene tranquilo, positivo, y con niveles de ansiedad normales, es probable que su cuerpo responda mejor a toda la cirugía, que su recuperación postoperatoria sea más rápida y que se sienta mejor que antes de la cirugía.

Si usted es familiar de un paciente que pronto va a ser operado, adquiera también herramientas para el manejo de la ansiedad, esto no solo será un beneficio para usted, sino que, además, le quitará una carga a su ser querido.

Photo by Daan Stevens on Unsplash

Deja un comentario