Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular

Enfermedades cardiovasculares

Corazon

Cuando hablamos de enfermedades cardiovasculares nos referimos a todas las afecciones relacionadas con las arterias, venas, vasos y válvulas concernientes al corazón.

En este artículo le ofrecemos una breve guía acerca de las enfermedades más frecuentes del sistema cardiovascular y el tratamiento más común para cada una ellas.

Así que sin más preámbulo, empecemos.

Enfermedad coronaria

Para que un ser humano se encuentre sano es fundamental que el músculo cardíaco reciba un flujo constante de sangre rica en oxígeno y nutrientes. Esta es la función principal de las arterias coronarias, que lo alimentan con una red ramificada de vasos sanguíneos que se encuentran en la superficie del músculo cardíaco.

Una dieta alta en grasas, fumar y no llevar una vida saludable entre otros factores, puede generar obstrucciones en estas arterias principales, impidiendo que el corazón reciba la sangre necesaria. Esta enfermedad recibe el nombre de enfermedad coronaria y cuando no se realizan las adecuadas prevenciones puede llevar al infarto del miocardio, pues el corazón deja de recibir flujo sanguíneo de manera súbita.

Por esto, es fundamental una dieta balanceada, hacer ejercicio y tomar medicamentos para la presión arterial que reduzcan los riegos de un evento agudo.

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica que se caracteriza por la incapacidad del corazón de bombear sangre suficiente a todo el organismo. Cuando se presenta afecta profundamente a los pacientes en su calidad de vida, ocasionando retención de líquidos y sal, inflamación y falta de aire.

En la actualidad, no existe una terapia que logre revertir completamente esta patología, pero sí existen tratamientos que ayudan a retrasar la progresión de la insuficiencia cardíaca.

Un estilo de vida saludable, acompañado de alimentos y medicamentos, asociados a un adecuado control en una Clínica de Falla Cardiaca pueden aliviar los síntomas y evitar un trasplante de corazón a largo plazo.

Valvulopatías cardíacas

Las válvulas son las encargadas de controlar el flujo de sangre que sale y entra al corazón y estas, en ocasiones, dejan de funcionar adecuadamente.

Las causas del deterioro de una válvula pueden ser infecciones, traumatismos o envejecimiento, esta última cada vez más común debido a la actual proyección de vida, donde las válvulas se han cerrado y abierto 60 veces por minuto durante más de 70 años lo que puede endurecerlas y calcificarlas.

Las fallas más comunes se presentan en la válvula mitral y aorta, y estas son algunas de las afecciones:

  • Estenosis aórtica: la válvula aórtica se vuelve más estrecha, por lo tanto, el flujo de sangre que va del corazón al cuerpo es menor.
  • Insuficiencia aortica: la válvula aórtica no cierra por completo, dejando un orificio por el cual la sangre se devuelve al corazón.
  • Estenosis mitral: la válvula mitral se vuelve mas estrecha, por lo tanto, el flujo de sangre que va del pulmón al corazón es menor.
  • Insuficiencia de la válvula mitral: la válvula mitral no se cierra, dejando una brecha para que la sangre se devuelva al pulmón.

En conclusión, es importante saber que las enfermedades cardiovasculares por lo general tienen tratamiento y son reversibles, aún cuando el paciente lleve varios años con el padecimiento. Por eso, lo más recomendable es tener controles médicos y seguimientos constantes para reducir los riesgos y evitar eventos agudos que pongan en peligro la vida. En caso de ser necesario, la cirugía cardiovascular es hoy en día una opción segura para reparar o reemplazar la válvula afectada, siempre y cuando el procedimiento sea realizado por un cirujano de experiencia como el Doctor Javier Maldonado, experto en el sistema cardiovascular.

 

Cirugía cardiovascular

Preguntas frecuentes sobre la cirugía cardiovascular

cirugia-cardiovascular

¿Cómo se presentaría usualmente una complicación en una arteria coronaria?

El caso más común es el de una persona que a lo largo de los años ha ido acumulando grasa (colesterol) en las arterias coronarias, creando obstrucciones que no permiten que la sangre fluya adecuadamente. En esta situación, pueden haber ingresado a la clínica con fuertes dolores en el pecho (angina), dificultad para respirar, mareos y desmayos, para lo cual en muchos casos se realiza un By-pass, o en otras palabras, un puente coronario para que la sangre llegue al corazón con un flujo adecuado.

Por otro lado, en caso de un infarto, se puede provocar un desgarramiento del revestimiento arterial creando un coágulo que se acumula hasta impedir que llegue la sangre al miocardio. En estos casos, también se puede requerir un puente que permita la correcta oxigenación y llegada de nutrientes al músculo cardiaco.

¿Cómo es el proceso para estudiar la necesidad de una cirugía cardiovascular?

Generalmente cuando un paciente requiere una cirugía cardiovascular es porque ha vivido un episodio agudo que hace inminente la intervención. Esto significa que el cuerpo y corazón han llegado a un límite y la persona se siente incapacitada para continuar con sus labores diarias.

En estos casos la cirugía se presenta como la única alternativa para solucionar las afecciones, pues no existen medicamentos que permitan tratar las enfermedades del corazón cuando éstas requieren un procedimiento quirúrgico. Es además frecuente que el tratamiento por intervencionismo con angioplastia o stent no sea recomendable.

En el caso de que el cardiólogo detecte alguna irregularidad en el sistema cardiovascular, solicitará una serie de exámenes que le permitirán iniciar la evaluación en profundidad del estado de salud del paciente. Entre los exámenes más frecuentes están:

Nivel de colesterol y sus diferenciales

Nivel de glucosa

Nivel de proteína C-reactiva

Dependiendo de los resultados hará pruebas adicionales para detectar con mayor precisión las fallas que se están presentando. En esta etapa, los exámenes más comunes son:

Electrocardiograma

Prueba de esfuerzo

Ecocardiograma

Angiografías (coronagrafía o cateterismo cardiaco)

Perfusión miocárdica

Si el cardiólogo, después de analizar los hallazgos, detecta fallas en las arterias coronarias, u otros problemas para los cuales considere pertinente la valoración de un cirujano experto, remitirá al paciente a un cirujano cardiovascular quien evaluará los resultados y tomará la decisión final sobre la necesidad de una operación. Es muy frecuente que su prepagada o EPS solicite también que sus resultados sean presentados en una Junta de Decisiones.

Sin embargo, muchos de los pacientes que requieren cirugía han presentado un episodio agudo y ya se encuentran hospitalizados.

Todas las cirugías cardiovasculares tienen como prioridad mejorar la calidad de vida del paciente y reducir el riesgo de presentar eventos agudos e incluso infartos en el futuro. Así, que si usted o un familiar ha sido remitido a cirugía tenga la certeza que es la mejor decisión, traerá enormes beneficios e impactará positivamente la salud del paciente.

Descargue la guía. Todo lo que debe saber antes durante y después de una cirugía cardiovascular.

¿Cómo se puede prevenir la necesidad de una cirugía cardiovascular coronaria?

Para prevenir las enfermedades cardiovasculares es muy importante que los pacientes que presentan factores de riesgo tengan controles médicos regulares, en los cuales el cardiólogo podrá detectar de manera temprana los avances de cualquier enfermedad para poder controlarla sin necesidad de cirugía.

En este orden de ideas, los adultos mayores, los fumadores, la personas con niveles de colesterol alto, presión arterial alta, los sedentarios, los obesos, los diabéticos y quienes tengan en su historia familiar antecedentes de enfermedades del corazón deben realizarse exámenes por lo menos una vez al año para descartar fallas en el órgano, pues muchas veces las afecciones cardiovasculares son silenciosas y esto dificulta realizar un diagnóstico a tiempo que evite la cirugía.

Conozca más sobre el corazón y la experiencia del Dr. Maldonado aquí