Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular ¿Es siempre la mejor opción?

cirugia cardiovascular

Generalmente encontramos información sobre las razones por las que es necesario realizarse una cirugía cardiovascular. Sin embargo, no siempre la cirugía es la mejor opción. En cuyo caso el paciente deberá cambiar su estilo de vida, realizarse controles regularmente y tomar los medicamente que le sean prescritos.

Es probable que usted o un familiar lleven algunos meses en recorridos médicos para encontrar la causa de algunos síntomas que está sintiendo. Lo más común es que haya pasado por varias especialidades y que después de muchos exámenes el cardiólogo le haya informado que algo no se encuentra bien en su corazón y que, por lo tanto, será remitido al cirujano cardiovascular.

Llevará usted algunos días imaginando lo que significa esta cirugía y su mente estará creando escenarios preocupantes que se alejan de la realidad.

Finalmente, llega el día de su cita con el cirujano cardiovascular y después de una evaluación exhaustiva se ha determinado que no es necesario someter a su corazón y cuerpo al estrés de una cirugía cardiovascular y que, por tanto, se tomarán otras medidas para controlar y prevenir el avance de su condición.

En ocasiones usted recibirá esta noticia y se sentirá inseguro, pues cree que si no hay cirugía cardiovascular no se está resolviendo su problema y que por ende corre peligro.

Pero si este es su caso, es importante que recuerde que una cirugía es un evento invasivo y que si el cirujano y el personal médico han determinado que no requiere de algún procedimiento quirúrgico es porque existe una alternativa segura y mucho más benéfica para usted.

No olvide que el cirujano siempre velará por su bienestar y que esta es su motivación a la hora de indicarle el tratamiento a seguir. Por eso, es importante que confíe en él y siga las recomendaciones preventivas.

  1. Cambiar hábitos de vida para prevenir una cirugía cardiovascular

Algunas de las fallas del corazón pueden controlarse y prevenirse con un buen estilo de vida. Una correcta alimentación baja en sal, actividad física diaria, reducción de estrés y hábitos correctos de sueño, pueden disminuir significativamente el riesgo de presentar un evento agudo relacionado con su condición.

  1. Controles regulares

Ahora, si usted presenta una condición cardiovascular es importante que asista a controles regulares con su cardiólogo para que este haga un seguimiento y evalúe si hay avances que ameriten una cirugía.

No deje de asistir a estos controles porque se está sintiendo mejor, el cuerpo es de costumbres y suele adaptarse a los síntomas y condiciones, y enviar el mensaje errado de que se ha mejorado. Por esto, a pesar de que usted se sienta bien, permita que sea el cardiólogo quien le indique que puede reducir los controles médicos y continúe yendo hasta tanto no se le indique lo contrario.

  1. Tomar los medicamentos con responsabilidad

Es importante que tome con mucha responsabilidad los medicamentos que se le han recetado. Estos precisamente son los que mantendrán controlado su sistema para regular su condición.

Ponga mucha atención a las contraindicaciones y por ninguna razón ignore estas recomendaciones ya que, el mal manejo de los medicamente puede acarrearle otras complicaciones.

  1. Este atento a cualquier cambio y consulte con su médico de ser necesario

En algunas ocasiones, las condiciones cardiacas avanzan de manera muy lenta y continuada, por lo que pasa y el tiempo y usted no es consciente de los efectos que está tiendo su cuerpo. Por eso, es muy importante poner mucha atención a sus síntomas y verificar regularmente su rendimiento cardíaco.

Esté muy pendiente de dolores en su pecho, mareos u ahogos, ya que estos pueden indicar que su condición ha avanzado.

También, defina algunas metas de acondicionamiento físico y evalúe si está presentando mayor dificultad para realizarlas. Por ejemplo, mida cuántas escaleras logra subir sin agotarse, o cuánto kilómetros trota en media hora. Si presenta cambios drásticos en un par de meses pida cita con su cardiólogo para tener un control.

Como puede ver, no todas las condiciones cardiovasculares requieren cirugía cardiovascular. De hecho, algunas, siguiendo las recomendaciones de los médicos pueden controlarse por muchos años. Si este es su caso, comience a prestarle mayor atención a su cuerpo y sea cuidadoso con él. Es probable que gracias a esto no necesite nunca una cirugía cardiovascular.

Deja un comentario