Cirugía cardiovascular

Consecuencias de no tomar a tiempo la decisión de hacerse una cirugía cardiovascular.

hourglass-620397_1280

Una vez el cardiólogo determina que la mejor opción terapéutica para una enfermedad vascular es una cirugía, el paciente y sus familiares entran en diferentes procesos emocionales, físicos y administrativos que les permitan llevar a término esta recomendación.  

 Así, lo primero que deben contemplar es una cita con el equipo de cirugía cardiovascular que evaluará las condiciones e indicará los pasos a seguir, entre los que se pueden incluir realizar otros exámenes médicos y trámites con las aseguradoras.  

En este sentido, en las manos del paciente y sus familiares queda la ejecución de una serie de procesos que son necesarios para llevar a cabo la cirugía cardiovascular.  

 Y es precisamente en estos momentos donde, en ocasiones, el paciente comienza a darle largas a la toma de decisión y no hace lo necesario para la autorización de la cirugía.   

Razones por las que el paciente cardiovascular evita la cirugía.  

1. No es consciente de los síntomas. 

Es normal que el cuerpo se ajuste a ciertas condiciones y que con el tiempo las personas dejen de percibir los efectos que dicha condición les está causando.  

 Por eso, es común ver que algunas personas con alteraciones cardiovasculares creen llevar una vida corriente, sin darse cuenta de que, presentan mareos constantes, falta de aire al hacer ejercicio o pequeños dolores en el pecho. 

 Entonces, cuando a un paciente de estas características le informan que debe hacerse una operación no dimensiona la inminencia de la misma y piensa que puede ser una medida extrema para lo que está presentando.  

     2. Miedo a la anestesia.      

 La anestesia ha tenido una mala imagen en el inconsciente colectivo. Esto se debe a que en el pasado algunos pacientes presentaban efectos secundarios, asociados a la anestesia, bastante incómodos después de la cirugía.  

 Es por esto, que muchas personas cuentan con el testimonio de un familiar o un conocido que cuenta sobre los estragos que esta le causó.  

 A raíz de estas historias, se genera un pánico colectivo y un miedo personal frente a este medicamento.  

Sin embargo, es importante que los pacientes sepan que las investigaciones científicas han avanzado a pasos agigantados en los últimos años y gracias a ello, hoy por hoy, este procedimiento es mucho más seguro y los efectos secundarios se presentan cada vez con menos.  

     3. Temor a la muerte. 

 Una cirugía cardiovascular siempre nos hará preguntarnos por el sentido de nuestra vida. Esta viene como una señal de alerta que nos invita a replantearnos los hábitos y la forma como llevamos nuestro día a día.  

 Por tratarse del corazón, nos hacemos muy conscientes, pero al mismo tiempo sobredimensionamos los riesgos que puede tener una intervención en el corazón.  

Por eso es muy importante que usted le pregunte al cirujano cardiovascular el riesgo real de su cirugía. Con toda certeza será inferior a lo que usted se imagina.  

4. Compromisos sociales. 

Algunos pacientes deciden no tomar a tiempo la decisión de la cirugía porque tienen algunos compromisos u obligaciones ya programadas y por esta razón optan por postergar la fecha después del evento en cuestión.  

Si este es su caso, hable con franqueza con el equipo de cirugía vascular y exprese sus preocupaciones. En ocasiones es posible cambiar la fecha de la intervención, mientras se haga un monitoreo constante y el cirujano esté al tanto de su decisión.  

No obstante, en algunos casos el equipo médico le recomendará realizar la cirugía lo antes posible, si es así, es mejor tomar las acciones necesarias ante sus compromisos y darle prioridad a la intervención quirúrgica.  

Cualquiera que sea su caso, la invitación es a entablar una conversación muy sincera con el cirujano cardiovascular, ya que este o su equipo le ayudará a disipar dudas y miedos.  

 También se recomienda buscar ayuda psicológica profesional, que lo acompañe y guíe durante todo el proceso, y expresarle a familiares y seres queridos sus inquietudes.  

 Por último, recuerde, si el cirujano le ha dado una indicación quirúrgica es porque después de un análisis profundo ha determinado que esta es la opción menos riesgosa y la que beneficios le traerá a largo plazo. Tomar acción es la decisión más inteligente que usted puede hacer.   

Deja un comentario