Cirugía cardiovascular

Electrocardiograma ¿qué es y para qué sirve?

electrocardiograma

La mayoría de las personas han oído alguna vez en su vida la palabra electrocardiograma y seguramente lo relacionan con un examen para ver cómo está el corazón. Sin embargo, cuando un paciente es remitido a realizarse este test desconoce qué riesgos tiene, cómo se hace y qué puede detectar en realidad.

En este artículo, trataremos en detalle qué es un electrocardiograma y para qué sirve.

En palabras comunes el electrocardiograma, también conocido como ECG, es un examen médico que se realiza para testear la actividad eléctrica del corazón. Esta actividad se refleja con unas líneas, llamadas ondas, en un papel continuo.

Es un examen sencillo, sin riesgos que no causa dolor durante o después del procedimiento.

¿Qué tipo de actividad refleja un electrocardiograma?

Un electrocardiograma muestra el ritmo de los latidos del corazón, que puede ser constante o irregular, también identifica la fuerza y sincronización de los impulsos eléctricos que ejerce cada ventrículo.

Además, puede detectar los problemas causados por un ataque cardíaco, arritmias, latidos irregulares o si se tiene insuficiencia cardíaca.

Mira este video para hacerte una idea del sistema eléctrico del corazón.

¿Cuándo se hace un electrocardiograma?

El electrocardiograma es un examen que se realiza cuando el paciente manifiesta al cardiólogo irregularidades en su ritmo cardíaco, como la bradicardia (menos de 60 latidos por minuto) o taquicardia (más de 60 latidos por minuto). También, cuando hay dolores de pecho, angina, mareos, desmayos o ahogo extremo cuando se hace ejercicio físico.

Además, es un test de rutina que se le hace a personas con marca pasos (dispositivos que controlan los latidos del corazón) y otras enfermedades cardiovasculares para hacer un seguimiento y comprobar que la actividad eléctrica está funcionando correctamente.

¿Cómo es el examen?

En general, usted no deberá cambiar nada de su actividad diaria antes de realizarse el examen.

El día del procedimiento, la persona que le realizará la prueba le hará preguntas de rutina sobre su historia clínica y los medicamentos que está consumiendo.

Luego le pedirá que se recueste en una cama y le pondrá unos electrodos sobre la piel libre de vello, estos se encargarán de medir la actividad eléctrica de su corazón. Serán 12 electrodos que se distribuyen en su pecho, brazos y piernas. Estos están conectados por unos cables a una máquina que medirá las reacciones eléctricas, que se reflejan de manera inmediata.

Durante el procedimiento se recomienda que usted está lo más quieto posible, que no hable y que respire normalmente. También, se le puede pedir que contenga la respiración.

El electrocardiograma es un proceso corto que toma alrededor de 10 minutos. Sin embargo, si usted está hospitalizado y se necesita registrar la actividad de su corazón, es normal que esté conectado a los electrodos permanentemente.

Si su caso, no es estando hospitalizado, se le retiran los electrodos del cuerpo, y usted podrá volver a sus actividades comunes y corrientes.

¿Qué es un electrocardiograma ambulatorio?

En algunos casos se supervisa la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas con un dispositivo portátil. En estos casos la persona no está en presencia de un médico, sino que debe estar conectada al dispositivo para que el especialista realice una interpretación posteriormente.

¿Cómo se interpreta un electrocardiograma?

Es importante que usted sepa que un simple electrocardiograma no es suficiente para dar un diagnóstico acertado, de hecho, en muchas oportunidades, el examen puede reflejar actividades eléctricas normales aun cuando se conoce que el que paciente presenta alguna cardiopatía.

Por eso, un electrocardiograma debe ser siempre interpretado por el Cardiologo y/o el Cirujano Cardiovascular en compañía de otros exámenes e historia clínica que le permitan al médico dar un diagnóstico acertado.

Aprenda más sobre el corazón aquí.

Deja un comentario