Cirugía cardiovascular

¿Cómo acompañar y apoyar a un familiar sometido a una cirugía cardíaca?

familia

Es común creer que el evento más importante de un familiar con una condición cardíaca es propiamente la cirugía cardiovascular. En el imaginario de las personas, en este momento se resuelve definitivamente el problema y, por lo tanto, todo aquello que sucede después se entiende como una simple recuperación de la estancia hospitalaria.

Esta noción, por supuesto, desconoce el valor del cuidado postoperatorio y los beneficios que este trae a largo plazo para el paciente.

Y es precisamente en este momento donde el apoyo de la familia, y de seres queridos que viven con el paciente, se convierte en un eslabón fundamental para la recuperación.

Por eso, a continuación, encontrará información útil que le permitirá entender la situación a la que se enfrentará con su familiar y cómo usted puede ayudar.

TIEMPO DE RECUPERACIÓN

Para empezar, vale la pena ser consciente del tiempo total que puede tomar la recuperación de una cirugía cardiovascular.

En promedio, el cuerpo toma entre 6 y 8 semanas en sanar, y este es el tiempo donde el paciente demandará más atención y ayuda.

CUIDADO DE LA CICATRIZACIÓN

Es muy importante cuidar las incisiones que se han realizado sobre el familiar y garantizar que estas no se infecten. Dependiendo del tipo de cirugía, la persona podrá tener cicatrización en el pecho, una de las piernas o en el brazo.

Para eso debe estar pendiente y tener en cuenta que:

  1. La incisión siempre esté seca y limpia
  2. Verificar que la herida no esté roja y/o caliente al tacto
  3. Mirar que los puntos estén cerrados, para evitar filtraciones debajo de la piel.
  4. La limpieza de la cicatriz debe hacerse con agua y jabón (si el médico no ha recomendado un producto especial) y se debe secar con pequeños golpes, nunca frotando la herida.

La temperatura del paciente debe estar por debajo de 38°C, por eso, debe verificar todos los días su temperatura y controlar que no tenga fiebre, dado el caso, consulte con el médico.

Para más información sobre qué hacer después de una cirugía cardiovascular le recomendamos descargar aquí una guía.

TOMARSE LA RECUPERACIÓN CON CALMA

Las personas que son muy activas en su vida cotidiana, generalmente tienen dificultades para descansar después de una cirugía cardiovascular. Por eso, a pesar del dolor que pueden sentir, quieren moverse más de lo recomendado, sentirse útiles y no pedir ayuda a los familiares.

Esto puede ser contraproducente, ya que es vital que la energía se enfoque en la recuperación, que las personas no hagan movimientos que puedan abrir la herida del esternón y que, además, realicen todas las rehabilitaciones recomendadas por el Médico Cirujano.

En estos casos, su papel como familiar es fundamental para controlar al paciente. Invitarlo a descansar, aconsejarle no trabajar o estresarse, y ayudarlo con todas las actividades que requieran esfuerzo, especialmente movimientos bruscos de brazos y levantar objetos pesados.

TERAPIAS DE REHABILITACIÓN

Las terapias de rehabilitación son vitales para que los pulmones y el corazón se recuperen completamente. Imagine los músculos de las piernas de una persona que no ha caminado en muchos años, están débiles y no podrán responder igual que alguien que camina todos los días. Por eso, si esa persona quisiera volver a caminar lo primero que tendría que hacer es ir al gimnasio, fortalecer los músculos y luego si emprender a caminar.

Lo mismo ocurre con los pulmones y el corazón después de una cirugía cardiovascular, están débiles y es importante fortalecerlos para que puedan volver a su estado natural.

Por eso, insista a su familiar para asistir a las citas de rehabilitación en el hospital, si se rehúsa a ir o expresa que ya se siente perfecto. La correcta rehabilitación es fundamental para prevenir futuros episodios cardíacos.

ACOMPAÑAMIENTO EMOCIONAL

Las personas que atraviesan por una cirugía cardiovascular, pueden sentirse abatidos y derrotados. Tener que soltar el control y depositar la vida en las manos de un médico no es fácil. Así mismo, pueden sentirse culpables por el estilo de vida que han llevado y se replantean de forma trascendental su existencia.

Es debido a esto, que su apoyo emocional es muy importante. Entienda los sentimientos que puede estar experimentando y póngase en sus zapatos, si es posible. Invite a la persona a hablar y comunicar sus pensamientos y miedos, escúchelo atentamente y hágale saber que no está solo.

Recuerde, esta situación ha llegado a su vida para enseñarle algo, aprovéchela para aprender a cuidarse y para fortalecer la relación con su ser amado.

También le recomendamos leer la guía para familiares/cuidadores de pacientes con cirugía cardiovascular, haciendo click aquí (próximamente), donde podrá encontrar más información y recomendaciones.

Deja un comentario