Cirugía cardiovascular

Futuro ¿Qué le espera a la cirugía cardiovascular en unos años?

futuro

Es un hecho que en el panorama de la era digital la medicina juega un papel muy importante. Grandes avances tecnológicos están encaminados a solucionar asuntos que tienen que ver con la salud y el campo de las cirugías es sin duda uno de lo más relevantes en esta materia, pues crea las pautas para el futuro.

Ahora, si nos enfocamos en la cirugía cardiovascular, esta sí que representa una de las ramas donde la visión a futuro y las nuevas tecnologías aportan ventajas imposibles de cuantificar, ya que en gran parte de los casos la vida depende del éxito de las intervenciones.

Por eso, desde tiempos históricos los profesionales de la salud, que se han enfocado en el corazón, han buscado herramientas y técnicas para poder brindar soluciones cada vez más efectivas a las afecciones de este órgano. Tal es el caso, de la esternotomía, la circulación extracorpórea, las prótesis valvulares y las técnicas de cirugía mínimamente invasiva.

Tal es el progreso que se ha vivido en este campo, que muchos especialistas proyectan que en el futuro no se requerirá hacer cirugías cardiovasculares, pues las nuevas herramientas permitirán darle soluciones a las enfermedades del corazón, por medio de instrumentos diminutos y sin la necesidad de abrir al paciente.

Aunque este escenario es esperanzador, todavía faltan algunos años y tecnologías para lograrlo. Sin embargo, esto no quiere decir que la medicina no esté ya un paso en el futuro ofreciendo alternativas y soluciones para hacer de la cirugía cardiovascular un proceso menos invasivo y riesgoso.

A continuación, mencionamos algunos de estos avances.

  1. Aprendizaje virtual

Generalmente se cree que el aprendizaje virtual está reservado para todas las áreas del conocimiento menos para la medicina. Esta no es un creencia descabellada, pues es normal que los médicos antes de entrar en contacto con un paciente de manera independiente hayan tenido contacto los posibles escenarios, de la mano de un maestro que les indique la forma de proceder.

Por eso, hablar de educación virtual en medicina puede sonar novedoso y al mismo controversial, pues muchas personas estarán en contra de suprimir el contacto real y físico a la hora de aprender.

Es claro que la medicina no puede transformar por completo su metodología de aprendizaje, pero sí que es cierto que puede hacer uso de herramientas digitales y de las telecomunicaciones para crear plenarias con médicos cirujanos en todo el globo terráqueo que puedan dar sus visiones, sus conocimientos y contar sus experiencias, sin necesidad de estar presentes físicamente, y, con esto, reducir los elevados costos de producir y asistir a un simposio en un país lejano.

Así mismo, gracias a la tecnología, hoy en día se pueden grabar cirugías especiales que sirvan de aprendizaje para las nuevas generaciones. Por supuesto, que la intención de estas no seria suponer que los estudiantes ya conocen el procedimiento y pueden realizarlo solos, sino que tengan otras alternativas para instruirse y que puedan aprender de la experiencia de otros.

  1. Simuladores en docencia

Como se mencionaba, la práctica del aprendiz de cirugía sucede con un paciente real mientras es supervisado por un cirujano con más experiencia. Frente a esta técnica el futuro está mostrando una nueva metodología y son los simuladores. Estos son unas máquinas que por medio de diferentes técnicas: animadas, robotizadas o computarizadas pueden imitar la respuesta de un paciente en una cirugía cardiovascular.

Así, los estudiantes pueden empezar a practicar mucho más temprano, con la certeza de que no pondrán en riesgo la vida de alguien. Además, muchos de estos mecanismos tienen inteligencia artificial por lo que con cada experiencia integran más información que le permite a la máquina tener un espectro muy amplio capaz de simular lo que podría suceder en la vida real.

  1. Cirugías previas en un corazón virtual que permiten prever el futuro

Por último, queremos mencionar en este artículo los avances que ha realizado el equipo de investigación Biomedical Signal Processing and Artificial Intelligence Laboratory de Uninorte, quienes a través de rayos X toman imágenes del corzón o de una parte específica de este, para luego procesarlas una por una y crear una imagen 3D que se pueda manipular.

Esta tecnología es muy interesante, porque a diferencia de los simuladores la imagen que se obtiene es una reproducción exacta del corazón del paciente que se va a tratar. Por eso, su principal intención es que los cirujanos puedan realizar una cirugía previa, para anticiparse a los erroes, las respuestas del corazón y las arterias, sin necesidad de abrir o entrar en contacto con la persona que presenta la enferemedad.

Esta técnica, minimizará el riesgo de cualquier intervención y al igual que las opciones antes mencionadas, demuestran el futuro que no solo le espera a la cirugía cardiovascular sino a otros campos de la medicina.

Photo by Pietro Jeng on Unsplash

Deja un comentario