Cirugía cardiovascular

Infarto: ¿qué es, cuáles son sus causas y cómo prevenirlo?

infarto

Un infarto se puede definir como la obstrucción de los tejidos que forman un órgano, o una parte de él, debido a la interrupción del riego sanguíneo de la arteria o las arterias correspondientes; conduce a la muerte o necrosis de los tejidos.

Esto quiere decir que varias partes de nuestro cuerpo pueden sufrir de un infarto, por ejemplo el cerebro, el intestino, el riñón o, el de corazón (quizás el más conocido) entre otros.

Ahora, cuando hablamos de un ataque cardíaco o un ataque al corazón, nos referimos puntualmente a un infarto de miocardio, donde por lo general un coagulo bloquea una de las arterias coronarias, lo que impide que llegue la sangre a una parte del músculo cardíaco, lo que provoca, a su vez, que algunas células mueran.

Generalmente, se cree que el infarto de miocardio es un acontecimiento súbito que no se puede predecir y que por lo tanto llega sin avisar. Sin embargo, estudios han demostrado que esto no es de esta manera y que de hecho los pacientes presentan algunos síntomas que se convierten en alertas y advertencias, que podrían prevenir un evento agudo.

Síntomas previos a un infarto.

Aproximadamente un mes antes de que se presente un infarto, el paciente puede sentir dolor en el pecho o dolor abdominal, presentar dificultad para respirar y tener palpitaciones irregulares. También, puede disminuir su presión arterial y en algunos casos hasta perder la consciencia.

Otros síntomas más comunes al día a día, pueden ser tener dolor de espalda, náuseas y vómito estos, por ser más cotidianos, suelen pasarse por alto, se confunden con otras enfermedades y dolencias, lo que deriva en que pocas veces se relacionan con problemas coronarios.

Por esto, es muy importante que las personas estén atentas a los cambios que perciben en su cuerpo y que consulten al médico lo antes posible, ya que con esto se puede prevenir un evento agudo y súbito. También, es vital reconocer las señales que nuestro organismo emite y no pasarlas por alto; para así mismo comunicárselas al médico de cabecera quien sabrá interpretarlas adecuadamente y remitir al cardiologo si lo considera necesario.

¿Cuáles son las causas de un infarto?

  1. Consumir tabaco

Al consumir tabaco se producen algunas particulas que se pegan a las paredes de los vasos, estas con el tiempo comienzan a generar una placa que obstruye las arterias y las adelgaza, lo que impide que haya un flujo adecuado de sangre.

Además, el consumo de tabaco es la causa de otras enfermedades, como el cáncer de pulmón, por lo que evitar su comsuno es una de las decisiones más inteligentes para cuidar la salud y la calidad de vida.

  1. Edad avanzada

Entre más años tenga una persona, más expuesto ha estado a comidas altas en grasa y consumo de sustancias nocivas. Asimismo, cuando las personas comienzan a sentirse mayores dejan de hacer ejercicio, argumentando cansancio, dolor e impotencia para hacerlo. En este sentido, se convierten en personas sendetarias y esta es otra de las causas de un posible infarto. El sedentarismo es causante de varias enfermedades y cuando se adopta como estilo de vida se convierte en algo muy difícil de cambiar, por lo que se recomienda sin importar la edad no llegar a este punto.

  1. Obsesidad

El sobrepeso, sobre todo cuando alcanza un grado de obsesidad aumenta de manera muy significativa la probabilidad de tener diferentes problemas de salud y las enfermedades cardiovasculares no son ajenas. Particularmente en el caso del infarto de miocradio, la obesidad puede provocar índices altos de colesterol LDL y diabetes mellitus.

  1. Sedentarismo

Cuando el cuerpo está en movimiento quema calorías y evita el aumento de peso. Por el contrario, cuando se encuentra inactivo lo que sucede es que todo lo que comemenos, que no es metabolizado, se acumula y comienza a obstruir las arterias.

  1. Estrés

El estrés es una manera que tiene el cuerpo de reaccionar ante una situación de difícil procesamiento a nivel social, esto lleva a que el organismo reaccione de formas diferentes, a veces la presión arterial sube, o es difícil respirar, esto puede desencadenar un infarto. Vale la pena aclarar que el estrés por sí solo no produce el infarto, sino que puede ser el detonante de un cuerpo con otros problemas.

Como evitar un infarto.

La forma más sencilla de evitar algún tipo de infarto es cuidarse y asistir periódicamente al médico. Tener cuidados como: alimentarse bien, evitar la sal y las carnes rojas e hidratarse con agua.

Asimismo hacer ejercicio aeróbico, en lo posible 4 veces a la semana y buscar espacio para relajarse con actividades como yoga o meditación.

Recuerde que sin importar la edad estos consejos pueden servirle para evitar un infarto.

Para solicitar una cita de cirugía cardiovascular con el Dr Javier Maldonado, haga click aquí.

 

Deja un comentario