Sin categoría

Muerte ¿cómo vivir el duelo de un ser querido?

Muerte

No hablar de la muerte es pasar por alto uno de los acontecimientos más importantes de la vida. Desde la perspectiva que se observe la muerte es un momento muy significativo, bien sea cuando perdemos a un ser querido o cuando nos llega el momento.

En el primer caso, se convierte en una oportunidad de transformación interior, en la ocasión para replantearnos nuestra concepción de la vida y en el momento oportuno para cambiar aspectos de nosotros y darle prioridad a lo que más queremos.

En el segundo caso, lamentablemente, en la cultura occidental poco nos han preparado para este acontecimiento y muy por el contrario hemos construido la idea de que la muerte es el enemigo y por esto no sabemos cómo asumirla y enfrentarla sin miedo.

En un próximo artículo hablaremos de cómo asumir la muerte personal y cómo convertirla en nuestra mejor amiga. Sin embargo, en este documento nos centraremos en el primer caso donde la muerte de un ser querido puede desbordarnos.

Todos reaccionamos diferente ante la muerte

Frente a la muerte de un ser querido, incluso ante la posibilidad de la muerte, todos los seres humanos reaccionan de manera diferente. Es muy importante tener esto claro, porque solemos juzgar a los demás por no experimentar el duelo de la misma manera.

Así, una persona que no llora o una que dramatiza mucho puede convertirse en blanco de criticas, cuando la realidad es que cada uno desde su propia experiencia está expresando como puede sus sentimientos.

Por eso, lo invitamos a ser consciente que el proceso de duelo de cada individuo es diferente, lo que a usted le puede tomar 2 años a otro le puede tomar 3 meses o 10 años, y que usted tenga rabia no significa que todos la deban tener. Permita que cada persona procese este acontecimiento de la manera como mejor considere y si le pide ayuda esté dispuesto oírla y darle su punto de vista.

¿Qué se puede hacer para continuar con la vida?

Para que un duelo esté superado es vital que la persona se permita vivirlo. En ocasiones algunos seres humanos deciden evadir el proceso con alternativas que por el contrario estancan los sentimientos o permite que estos afloren de una forma desenfrenada.

Es el caso de personas que comienzan a tener comportamientos adictivos, con dependencia a sustancias, ejercicio o trabajo.

Por el contrario, se recomienda que usted se permita estar triste y llorar.

A continuación, presentamos algunas recomendaciones para aceptar la muerte de un ser querido.

  1. Hable de la muerte.

Hablar de la muerte y de la persona que murió puede traerle beneficios. Primero le permite asimilar que la persona ha partido y en segundo lugar lo ayuda a desahogarse y sentirse acompañado.

Lo ideal es compartir este diálogo con otros familiares y seres queridos que estén pasando por lo mismo. Sin embargo, como se mencionaba antes es importante respetar si las personas eligen no hablar.

Si este es su caso, busque ayuda de un profesional como un psicólogo, un terapeuta o un coach que lo escuche y le permita encontrar tranquilidad.

  1. Cuídese

A veces la tristeza es sobre acogedora y las personas dejan a un lado el cuidado personal. Dejan de preocuparse por la apariencia física, comen desordenadamente, no hacen ejercicio y le pierden todo sentido a la vida.

Ante esto, la recomendación es mantener hábitos saludables, estar atento del cuidado personal y hacer ejercicio de manera constante. Este último está comprobado que eleva el estado de ánimo y además ayuda a liberar tensiones.

  1. Rememore la muerte

Esta es la acción de recordar. Esto es muy importante para su proceso de duelo. Puede hacerlo de forma consciente y aceptar las emociones que se le presenten (tristeza, rabia, impotencia) pero también puede hacer un donativo a su nombre, ofrecer misas, o celebrar los momentos de la vida de manera alegre.

  1. Busque ayuda espiritual

Como se ha dicho a lo largo del artículo la muerte es un suceso muy importante de la vida, y es precisamente como respuesta a esta inquietud que siempre tenemos, que la búsqueda espiritual tiene un sentido.

Ante un duelo, el acompañamiento espiritual y una relación cercana con Dios, son la cura para el alma que posteriormente ayudará a sanar el cuerpo físico.

Recuerda, la tristeza es normal después de la muerte, sin embargo, si usted o un familiar presentan una depresión profundo lo mejor es consultar con un especialista.

Photo by Ben White on Unsplash

Deja un comentario