Cirugía cardiovascular

Obstrucción de las arterias y el bypass coronario

obstrucción

¿Qué es un Bypass coronario?

El Bypass coronario también se conoce como cirugía de revascularización, y es el procedimiento terapéutico mediante el cual se obtiene un pedazo de un vaso sanguíneo, puede ser de la pierna, el brazo o el pecho, para injertarlo en una arteria que presenta una obstrucción. Con esto se crea un puente (bypass) que permite a la sangre fluir de manera adecuada.

¿Por qué se obstruyen las arterias?

Todos los seres humanos, en una u otra medida, presentan obstrucción al interior de las arterías. Esto se debe a que ciertas sustancias, que entran al organismo, generan placas que de adhieren a ellas.

No obstante, existen algunos factores de riesgo que elevan las probabilidades de tener una obstrucción severa, y estos son:

  1. Hipertensión arterial
  2. Colesterol malo (LDL) alto
  3. Consumo de tabaco
  4. Diabetes Mellitus

Hay otras condiciones que pueden elevar las probabilidades de una obstrucción arterial y que por estas en el futuro sea necesario un bypass coronario, estas son:

  1. Obesidad
  2. Sedentarismo
  3. Ser hombre
  4. Herencia familiar

Finalmente, una persona extremadamente competitiva, que se siente imprescindible, agresiva y que le cuesta dominar sus emociones, puede incrementar el riesgo de una obstrucción arterial.

¿Qué puedo sentir si tengo obstrucción de las arterias coronarias?

Uno de los síntomas que puede presentar el paciente es la angina. Esto es un dolor en el pecho, incapacitante por unos minutos, que se vuelve recurrente y que aparece generalmente cuando se hace algún esfuerzo físico.

Este dolor se produce, cuando la obstrucción en la arteria impide que llegue suficiente flujo sanguíneo al corazón, y por lo mismo este deba esforzarse más, sin obtener ninguna mejora.

También, en ocasiones, cuando la obstrucción es bastante alta el paciente puede sentir dolor reflejo en los brazos, espalda, cuello mandíbula, hombros y sentir naúseas, fatiga, dificultad para respirar, ansiedad, sudoración profusa, mareo, e incluso puede llegar a desmayarse.

Este episodio, suele ser llamado por algunos médicos como un pre infarto, donde no hay necrosis del músculo cardiaco, pero sí se manifiesta que el corazón no está trabajando bien.

Ahora, cuando la obstrucción es severa, la sangre no puede circular adecuadamente, esta no llega al corazón, y en este caso sí se presenta un infarto, donde se puede, desde morir una parte del músculo cardíaco hasta morir el paciente de forma inminente.

¿Cómo se hace el bypass coronario?

El cirujano cardiovascular toma un pedazo de la arteria mamaria, de la arteria del brazo o de una vena de la pierna para crear el puente.

Si se trata de una vena (pierna) o de la arteria del brazo, une un extremo a la aorta y el otro a la arteria coronaria. Pero, si ha optado por la arteria mamaria solo necesita unir el extremo de la arteria mamaria a la arteria coronaria.

Así, cuando la sangre llegue a la obstrucción, continúa su recorrido por el puente y llega de forma suficiente al músculo cardíaco.

Durante la operación, el cirujano cardiovascular puede ver la necesidad de hacer varios bypass.

¿Cómo será la vida después de un bypass?

Después de esta y cualquier otra cirugía cardiovascular usted debe asumir nuevos hábitos de vida. Seguramente deberá tomar medicamentos y visitar al cardiólogo de manera regular.

Las primeras semanas se sentirá débil y sin energía, sin embargo, con el tiempo su cuerpo se irá recuperando y adaptando a esta nueva condición.

Es normal, ver pacientes los primeros meses muy disciplinados con su proceso, teniendo una dieta saludable, haciendo ejercicio regularmente, tomando los medicamentos y visitando a su médico. No obstante, una vez pasa el tiempo y la persona se siente muy bien, suele volver a un estilo de vida nocivo para su salud.

Es importante que recuerde y sea consciente que la cirugía cardiovascular es realizada como solución a un problema que se estaba presentando, pero que esta no combate las causas de su enfermedad.

Por eso, es vital que su esfuerzo sea constante en el tiempo, que no se permita volver a hábitos que no le hacen bien, pues de ser así, es probable que usted presente nuevas obstrucciones y sea necesario volver a hacer una intervención quirúrgica.

Deja un comentario