Guía para familiares cuidadores de pacientes con cirugías cardiovasculares
Todo lo que debe saber antes, durante y después de una cirugía cardiovascular
Guía de ejercicios para realizar después de una cirugía cardiovascular
Guía del paciente anticoagulado
Cirugía cardiovascular

La importancia de la meditación antes de una cirugía cardiovascular

woman-3141940_1280

Recibir la noticia de que es necesario realizarse una cirugía cardiovascular afecta emocionalmente al paciente y sus familiares. Al ser el corazón un órgano vital, todo lo que esté relacionado con posibles fallas en éste tiende a generar mucha angustia y preocupación.

Además, estamos acostumbrados a discutir todo lo que implica físicamente la cirugía; los exámenes, los procedimientos y la rehabilitación postoperatoria y es muy poco lo que hablamos sobre cómo prepararnos emocional y psicológicamente para el impacto que una intervención de esta magnitud puede tener en nosotros.

Es común que los pacientes y familiares que reciben la noticia de que es necesaria una cirugía cardiovascular presenten reacciones emocionales y psicológicas los días antes de la operación. De alguna manera su mente se está preparando para soltar el control y dejar en las manos de Dios y de los médicos su vida.

En estos casos la mente suele ser apocalíptica e imaginarse los peores escenarios, lo que se traduce en mayor estrés para el cuerpo.

Estos estados de ansiedad, desequilibran el organismo y afectan el desempeño del cuerpo durante la cirugía y el postoperatorio. Por esto, es vital realizar prácticas de meditación que permitan aquietar la mente, estar en el aquí y en el ahora y con eso, estar mejor preparado al momento de la intervención.

También es cierto, que los familiares entran en estados de incertidumbre y deben manejar su ansiedad en dos instancias. La primera, es el periodo entre la indicación quirúrgica y el momento de la cirugía y el segundo, son las horas efectivas en las que su ser querido se encuentra en el quirófano. Por eso, es importante que ellos también practiquen algunas técnicas de meditación, que los ayuden a manejar mejor estas situaciones y tener la mente clara durante todo el proceso.

Es importante resaltar que la meditación es tan solo una de las múltiples prácticas que las personas deben hacer antes de una cirugía cardiovascular. El acompañamiento profesional de psicólogos y psiquiatras, una sana alimentación y el ejercicio moderado son de gran ayuda para prepararnos física y emocionalmente para la cirugía.

El mito de la meditación

Tal vez muchos de los lectores tengan el imaginario de que la meditación es una práctica difícil que está destinada a personas con caminos espirituales muy concretos. Esta idea, está muy lejos de la realidad, ya que la meditación puede ser practicada por cualquier persona, sin importar sus creencias religiosas, y solo requiere pocos minutos al día para tener efectos positivos.

Algunas técnicas de meditación

A continuación, mencionaremos 3 tipos de meditación que pueden ser implementadas por cualquier individuo inmediatamente.

Orar

La oración, cuando se realiza de forma consciente y conectada es una forma de meditar y aquietar la mente. Lo ideal es destinar un tiempo específico para rezar, escoger un lugar donde no lo vayan a interrumpir, prender una vela y poner música suave si así lo desea.

Procure no pedir algún resultado puntual. Cuando la oración es meditativa, lo que busca es alejar su mente del problema y conectarlo con la divinidad en la que usted cree. Por esta razón, lo mejor es escoger mantras y oraciones que pueda repetir por un periodo de tiempo y dejar que su mente entre en un estado de paz.

Visualización

Esta técnica de meditación está diseñada para alejar su mente de los pensamientos negativos y apocalípticos. Igual que en el caso anterior, asigne un lugar donde no lo vayan a interrumpir y ponga música suave. Luego cierre los ojos e imagine que una nave viene a recogerlo. Viaje en esa nave hasta un momento en el futuro, después de la cirugía, donde usted o su familiar se encuentra saludable y feliz. Visualice que se siente bien, tranquilo y sin dolor. Imagínese contándole a otras personas que la cirugía ha sido un éxito y todos los beneficios que le ha traído. Después, vuelva a subirse a la nave, viaje al tiempo presente, respire profundo 3 veces y abra sus ojos.

Conexión con la respiración

Esta técnica de meditación es ideal para tranquilizar la mente y traerla al presente. Después de 10 minutos aplicándola podrá notar como se siente más relajado.

Lo importante es visualizar su respiración. Sea consciente del aire que entra y luego sale. Si su mente se dispersa y comienza a pensar, vuélvale a pedir que centre su atención en la respiración.

Al principio, es normal que suela distraerse y que pierda la atención en la respiración. No se preocupe, es normal y no afecta la meditación. Lo importante es que, al menos por 10 minutos, usted siempre que esto suceda vuelva a centrarse en la respiración.

Seguramente la ciencia continuará explorando los beneficios de la meditación para darnos cifras más concretas de sus beneficios. Por el momento, lo invitamos a que las ponga en

práctica y verifique usted mismo si son de ayuda para reducir la ansiedad en los momentos previos a la cirugía cardiovascular.

 

Photo Pixabay