anestesia

Cirugía cardiovascular

¿Cómo funciona la circulación extracorpórea (CEC)?

circulación extracorpórea

En algunas cirugías cardiovasculares es necesario detener el corazón para poder realizar el procedimiento (by-pass, revascularización). Para que esto sea posible, es necesario realizar una técnica de circulación extracorpórea que permita mantener la sangre oxigenada y bombearla a todas las células del cuerpo, mientras el corazón y sus vasos están libres de sangre.

Esto se realiza con una máquina de derivación cardiopulmonar que asume las funciones del corazón, al encargarse de bombear la sangre hacia un lugar que la oxigene y luego devolverla a todo el sistema circulatorio. También, hace las funciones de los pulmones de oxigenar la sangre.

Para esto es necesario:

  1. Proteger el corazón y detenerlo por completo. Esto se logra con el pinzamiento aórtico, que deja sin sangre las coronarias, luego se detiene cuando este está en diástole, y finalmente se mantiene frío para disminuir el metabolismo cardíaco.

¿Qué tiene la máquina de circulación extracorpórea?

  1. Una bomba que puede ser de rodillos o centrífuga que impulsa la sangre.
  2. Un oxigenador, donde la sangre se mezcla con el oxígeno.
    • De membrana. En este caso una membrana está en el medio del flujo de sangre y el gas, lo que le permite tener una ventaja, la sangre y el oxígeno no están en contacto directo, lo que reduce la hemólisis, la desnaturalización de las proteínas y la formación de micro embólios.
    • De burbujas. En este caso, la sangre entra en contacto con el gas directamente en el reservorio venoso.
  3. Reservorio de cardiotomía, sirve como depósito para la sangre que ha sido drenada desde las venas cavas. Además, provee almacenamiento para el exceso de sangre y permite el escape de burbujas de aire que regresan con el flujo venoso.
  4. Sistema de hipotermia, que controla la temperatura del cuerpo, enfriándolo o calentándolo según sea necesario.
  5. Sistema de cardioplejia, que es el encargado de denter en el corazón durante la diástole.

¿Cómo es el procedimiento?

  1. La sangre procedente de las venas cavas entra por el circuito de CEC.
  2. Esta es propulsada por la bomba y pasa a través del sistema de hipotermina para calentar la sangre antes de salir del CEC.
  3. Después, el flujo de sangre pasa por el oxigenador que puede ser de membrana o de burbujas, para volver al paciente por una cánula situada en la aorta.

¿Quién realiza este procedimiento?

El profesional encargado de la hacerle seguimiento al proeceso de circulación extracorpórea es el perfusionista.

Efectos de la circulación extracorpórea

La circulación extracorpóera tiene efectos en diferentes sistemas del organimo y por ello es muy importante los cuidados posoperatorios para que el paciente pueda recuperarse totalemente.

A nivel cardíaco afecta la capacidad funcional del corazón debido a la intervención quirúrgica, las alteraciones en la circulación, la hipotermia y la anestesia.

También presenta efectos en el sistema circulatorio, pues durante la intervención se requiere de un proceso de anticoagulación y hemodilución de la sangre.

El sistema pulmonar se ve, a su vez, afectado ya que se disminuye su volumen y su capacidad residual funcional.

A nivel renal, posteriror a la cirugía, el paciente puede presentar déficit o exceso de volumen de líquidos.

Como puede verse la cirugía a corazón abierto con circulación extracorpórea significa para el organismo un traumatismo importante, por lo tanto es importante que el paciente tome consciencia para atender su recuperación con la mayor dedicación. También, es una invitación para que las personas que se ven sometidas a una intervención de esta embergadura decidan hacer un cambios drástico en sus rutinas, con nuevos hábitos que les permita disfrutar un nuevo estilo de vida.

Para una valoración de cirugía cardiovascular haga click aquí

Cirugía cardiovascular

Angioplastia ¿Cómo se realiza y para qué sirve?

angioplastia

En el artículo anterior se describió el procedimiento de bypass coronario (revascularización), que se realiza cuando las arterias se encuentran obstruidas. Sin embargo, no siempre es necesario realizar una cirugía de esta magnitud. En dichos casos, el cirujano cardiovascular puede determinar si es mejor realizar una angioplastia, o una angioplastia con stent.

Al igual que el Bypass, esta intervención es utilizada para dar solución a la enfermedad coronaria que se caracteriza por la acumulación de placa en las paredes de las arterias que irrigan sangre al corazón.

¿En qué consiste una angioplastia?

Lo primero que se hace es poner una aguja en una vena del brazo o de la mano del paciente. A través de esta se suministra suero y medicamentos durante el procedimiento.

También se rasura la zona por la cuál va a ser introducido el catéter, que puede ser la ingle o la muñeca, y se pone anestesia local. Esto significa que el paciente permanece consciente durante el tratamiento.

Después el medico introduce una aguja por la cual ingresa un conductor que desplaza por el sistema arterial hasta llegar al corazón. Luego se pone un catéter blando en el conductor y se desliza, de nuevo, hasta llegar a músculo cardíaco.

En este momento, se retira el conductor y se ubica el catéter en la artería coronaria, para irrigar un líquido de contraste que permite, a través de rayos X, ver el interior de las arterias coronarias.

Con esta claridad, el médico cardiólogo lleva un catéter balón hasta el lugar donde hay una obstrucción y lo ubica en el centro. Después, este comienza a inflarse y desinflarse, de tal manera que oprime las placas y abre el conducto para que la sangre fluya normalmente.

Este procedimiento se realiza tantas veces como obstrucciones presenten las arterias del paciente y en algunos casos es necesario poner un stent. Para conocer más sobre este procedimiento haga click aquí.

Finalmente, la enfermera o el médico, presionará la herida, por la que se introdujo la aguja, por unos minutos para evitar hemorragias.

En este video puede ver gráficamente este procedimiento.

¿Qué se puede sentir durante la angioplastia?

Cuando se introduce la aguja y el catéter es posible sentir cierta presión en la zona done se ha puesto (ingle o brazo). Sin embargo, el movimiento dentro de las arterias, de estos mecanismos, es imperceptible.

Durante el procedimiento, cuando se inyecta el tinte, la persona puede sentir calores y un poco de náuseas.

¿Qué pasa después del procedimiento?

Después de la angioplastia, el paciente debe descansar. También será monitoreado constantemente por la enfermera, quien verificará presión arterial, pulso, y cicatrización de la herida.

Si la angioplastia se realizó por la ingle el tiempo de reposo es más prolongado que si fue por la muñeca. En este segundo caso, la persona será dada de alta en un par de horas, mientras que en el primero puede tomar hasta 6 horas.

Es importante que el paciente esté acompañando al menos las primeras 24 horas después del procedimiento. Los sedantes que le han sido suministrados pueden afectar el desempeño por lo que es fundamental que la persona no conduzca ni realice actividades que pueden atentar contra su vida o la de otras personas. 

Ya en casa, el paciente debe revisar constantemente la herida y verificar que esta esté seca, no esté enrogecida, o caliente. También, que no presente endurecimiento o dolor al tacto.

La recuperación total de la angioplastia puede durar una semana, no obstante esto varia de acuerdo a cada paciente.

¿Cuáles son los riesgos de esta intervención?

En términos generales la angioplastia es un procedimiento de bajo riesgo. Sin embargo, como toda intervención puede presentar complicaciones o efectos colaterales.

Algunas de las complicaciones que pueden presentarse son:

  1. Hemorragia
  2. Reacción alérgica al tinte
  3. Bloqueos de la arteria. En tal caso puede ser necesario hacer una cirugía.
  4. Rompimiento de vasos sanguíneos.

Los efectos colaterales que podría tener son los siguientes:

  1. Malestar o dolor en el pecho
  2. Hematomas en el lugar de la herida.

Sin embargo, recuerde que una angioplastia es una intervención segura y que son pocos los pacientes que presentan complicaciones. En todo caso, consulte con su médico los riesgos que este procedimiento tienen para usted, ya que cada paciente tiene un cuadro completamente diferente.

Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular mínimamente invasiva

heart-3042975_640

En las últimas décadas la cirugía cardiovascular ha evolucionado notablemente. Durante mucho tiempo las enfermedades donde las válvulas cardíacas estaban comprometidas solo podían ser tratadas con el reemplazo de prótesis mecánicas o biológicas, con una esternotomía media, con circulación extracorpórea, y deteniendo el corazón en diástole para poder llevar a cabo estos complejos procedimientos. Sin embargo, en los últimos años con el desarrollo de nuevas tecnologías y la profundización en el conocimiento e interpretación de las enfermedades cardiovasculares se han encontrado otras opciones terapéuticas para el tratamiento de estos casos.

Por ejemplo, en la década de los 70`s cuando se introdujo el reemplazo valvular con prótesis, la mayoría de las afecciones eran solucionadas con esta tecnología. No obstante, hoy en día el panorama es muy diferente, ya que se contempla en primera instancia la posibilidad de una intervención para reparar la válvula y solo si es absolutamente necesario se realiza el procedimiento de reemplazo.

También, los avances en la circulación extracorpórea y las nuevas opciones para no detener el corazón durante las intervenciones han cambiado notablemente el escenario de la cirugía cardiovascular.

Por supuesto, la introducción de nuevas tecnologías como cámaras, asistentes quirúrgicos como monitores y la robótica, hacen que las intervenciones tengan menores riesgos, que el paciente sufra menos traumatismos y que los médicos puedan realizar de forma más precisa, eficiente y segura su labor.

Cabe mencionar que la introducción de prótesis por vía percutánea ha sido una gran alternativa para algunos pacientes considerados de alto riesgo, donde una cirugía podría ser significativamente más riesgosa.

Gracias a estos avances, hoy la cirugía cardiovascular ha reducido notablemente los índices de mortalidad y se han disminuido las complicaciones postoperatorias que podían presentarse durante los días de hospitalización.

Ahora, es fundamental que el lector comprenda que el término mínimamente invasivo hace referencia a la disminución de la incisión que debe realizarse sobre el paciente.

Hace unos años, cuando aún no existían algunos de los avances tecnológicos que se mencionaron previamente, era necesario realizar una incisión en el esternón y abrirlo en dos. Con este procedimiento, los cirujanos podían tener visual muy clara del corazón y hacer las intervenciones necesarias.

Hoy en día, gracias a las cámaras y monitores de asistencia, los cirujanos pueden realizar cortes pequeños, sin abrir el esternón y gracias a la visual amplificada en los equipos tener una visión clara del corazón y de cada uno de los procedimientos que está realizando.

Ahora, es importante comprender que para la aplicación de estas técnicas es vital un estudio personalizado de cada paciente, ya que no todos pueden ser intervenidos mediante estas metodologías. Para algunos casos esta será la mejor alternativa, pero en otras ocasiones será necesario hacer una esternotomía en beneficio del paciente y del equipo médico.

Pacientes a los que no se les recomienda una cirugía cardiovascular mínimamente invasiva:

1. Con cirugía previa en el pulmón

2. Enfermedad ateroesclerótica, aortoilíaca, y periférica

3. Procedimientos combinados

4. Disfunción cardíaca severa.

También es importante comprender, que a pesar de no tener algunas de las condiciones antes mencionadas, estas intervenciones presentan ciertas desventajas y que, por esta razón, en ocasiones, el médico cirujano podrá recomendar otro tipo de procedimiento más beneficioso para la persona.

Además, hay que aclarar que para la realización de estas operaciones los hospitales deben contar con tecnología de punta y personal altamente calificado.

Este escenario se presenta en pocas clínicas de los países latinoamericanos y solo aquellas con inversiones significativas en investigación y capacitaciones pueden ofrecer a los pacientes intervenciones con tecnología de punta como la descrita en este artículo.

Lo que sí es cierto, es que los avances de la ciencia médica son vertiginosos y por este motivo, como en otras áreas hoy en día, cada vez tanto pacientes como personal médico tendrán mejores alternativas terapéuticas para tratarlas condiciones médicas.

Por eso, los futuros cirujanos cardiovasculares tendrán la oportunidad de realizar procedimientos mucho más complejos, con técnicas menos invasivas para el paciente, con mayor precisión y eficiencia, menor tiempo en la sala de cirugía, con disminución de riesgos, complicaciones inferiores y con una recuperación más amigable, que permita a las personas retomar con mayor rapidez sus actividades diarias.

Photo Pixabay

Cirugía cardiovascular

Consecuencias de no tomar a tiempo la decisión de hacerse una cirugía cardiovascular.

hourglass-620397_1280

Una vez el cardiólogo determina que la mejor opción terapéutica para una enfermedad vascular es una cirugía, el paciente y sus familiares entran en diferentes procesos emocionales, físicos y administrativos que les permitan llevar a término esta recomendación.  

 Así, lo primero que deben contemplar es una cita con el equipo de cirugía cardiovascular que evaluará las condiciones e indicará los pasos a seguir, entre los que se pueden incluir realizar otros exámenes médicos y trámites con las aseguradoras.  

En este sentido, en las manos del paciente y sus familiares queda la ejecución de una serie de procesos que son necesarios para llevar a cabo la cirugía cardiovascular.  

 Y es precisamente en estos momentos donde, en ocasiones, el paciente comienza a darle largas a la toma de decisión y no hace lo necesario para la autorización de la cirugía.   

Razones por las que el paciente cardiovascular evita la cirugía.  

1. No es consciente de los síntomas. 

Es normal que el cuerpo se ajuste a ciertas condiciones y que con el tiempo las personas dejen de percibir los efectos que dicha condición les está causando.  

 Por eso, es común ver que algunas personas con alteraciones cardiovasculares creen llevar una vida corriente, sin darse cuenta de que, presentan mareos constantes, falta de aire al hacer ejercicio o pequeños dolores en el pecho. 

 Entonces, cuando a un paciente de estas características le informan que debe hacerse una operación no dimensiona la inminencia de la misma y piensa que puede ser una medida extrema para lo que está presentando.  

     2. Miedo a la anestesia.      

 La anestesia ha tenido una mala imagen en el inconsciente colectivo. Esto se debe a que en el pasado algunos pacientes presentaban efectos secundarios, asociados a la anestesia, bastante incómodos después de la cirugía.  

 Es por esto, que muchas personas cuentan con el testimonio de un familiar o un conocido que cuenta sobre los estragos que esta le causó.  

 A raíz de estas historias, se genera un pánico colectivo y un miedo personal frente a este medicamento.  

Sin embargo, es importante que los pacientes sepan que las investigaciones científicas han avanzado a pasos agigantados en los últimos años y gracias a ello, hoy por hoy, este procedimiento es mucho más seguro y los efectos secundarios se presentan cada vez con menos.  

     3. Temor a la muerte. 

 Una cirugía cardiovascular siempre nos hará preguntarnos por el sentido de nuestra vida. Esta viene como una señal de alerta que nos invita a replantearnos los hábitos y la forma como llevamos nuestro día a día.  

 Por tratarse del corazón, nos hacemos muy conscientes, pero al mismo tiempo sobredimensionamos los riesgos que puede tener una intervención en el corazón.  

Por eso es muy importante que usted le pregunte al cirujano cardiovascular el riesgo real de su cirugía. Con toda certeza será inferior a lo que usted se imagina.  

4. Compromisos sociales. 

Algunos pacientes deciden no tomar a tiempo la decisión de la cirugía porque tienen algunos compromisos u obligaciones ya programadas y por esta razón optan por postergar la fecha después del evento en cuestión.  

Si este es su caso, hable con franqueza con el equipo de cirugía vascular y exprese sus preocupaciones. En ocasiones es posible cambiar la fecha de la intervención, mientras se haga un monitoreo constante y el cirujano esté al tanto de su decisión.  

No obstante, en algunos casos el equipo médico le recomendará realizar la cirugía lo antes posible, si es así, es mejor tomar las acciones necesarias ante sus compromisos y darle prioridad a la intervención quirúrgica.  

Cualquiera que sea su caso, la invitación es a entablar una conversación muy sincera con el cirujano cardiovascular, ya que este o su equipo le ayudará a disipar dudas y miedos.  

 También se recomienda buscar ayuda psicológica profesional, que lo acompañe y guíe durante todo el proceso, y expresarle a familiares y seres queridos sus inquietudes.  

 Por último, recuerde, si el cirujano le ha dado una indicación quirúrgica es porque después de un análisis profundo ha determinado que esta es la opción menos riesgosa y la que beneficios le traerá a largo plazo. Tomar acción es la decisión más inteligente que usted puede hacer.   

Cirugía cardiovascular

Voy a tener una cirugía cardiovascular ¿Qué debo saber?

Cirugía

Los primeros indicios de la cirugía cardiovascular se encuentran en algunos documentos del siglo XV, pero su verdadero desarrollo se ha llevado a cabo en las últimas décadas.

Después de muchos años de práctica en la cirugía general y la cirugía torácica, se fueron adquiriendo los conocimientos necesarios para poder tener acceso al corazón.

Las primeras cirugías que se realizaron sobre este órgano solo podían corregir defectos congénitos, pero gracias al desarrollo de la circulación extracorpórea los alcances de los cirujanos fueron mucho mayores, pues gracias a esta tecnología era posible llegar a las válvulas cardíacas.

Años después, la revascularización revolucionó el panorama y las expectativas de vida de los pacientes aumentaron notablemente. Por eso, sin lugar a duda la cirugía coronaria es considerada hoy de gran impacto y la que mayores beneficios ofrece a las personas.

Así, que si le ha sido programada una cirugía cardiovascular tenga la seguridad que detrás de este procedimiento hay cientos de años de experiencia que respaldan el proceso al que usted va a someterse.

Sin embargo, es normal que tenga preguntas rondándole por la cabeza y que esté buscando respuestas. Por eso, hemos escrito este artículo con el propósito de despejar sus inquietudes.

¿Existen riesgos en esta operación?

Todas las cirugías implican un riesgo y la cirugía cardiovascular no es la excepción. No obstante, es importante saber que una persona con un buen estilo de vida, que no presenta condiciones previas tiene un porcentaje de riesgo inferior al 2.5%. En los pacientes con obesidad, hipertensión o diabetes esta cifra puede varias entre 2 y 3 puntos.

Si quieres conocer más sobre los factores de riesgo de la cirugía coronaria haga click aquí. 

¿Debo suspender mis medicinas?

Lo más probable es que usted deba dejar de tomar los siguiente medicamentos 7 días antes de su operación:

Aspirinas

Clopidogrel

Ibuprofeno

Los anticoagulantes también deben suspenderse y será el médico cirujano el que le indique los tiempos adecuados para su organismo.

¿Cuánto se demora la cirugía cardiovascular?

Por lo general esta operación se demora entre 4 y 6 horas dependiendo de la complejidad del procedimiento.

Para empezar, usted será preparado por el personal de enfermería quien rasurará todas las partes del cuerpo que sean necesarias y lo pondrá en las mejores condiciones para ser operado. Después, el anestesiólogo y el cirujano entrarán al quirófano. El primero suministrará medicamentos para “dormirlo” y lo estará controlando todo el tiempo y el segundo se encargará de todo el procedimiento.

Para conocer mejor el proceso de una cirugía cardiovascular haga click aquí.

¿Qué se siente al despertar?

Es posible que usted haya oído casos de personas que tuvieron experiencias traumáticas debidas a la anestesia, pues hace 25 años era común que la gente se despertara con malestar y presentara crisis nerviosas. Pero, hoy en día los fármacos usados en la anestesia han evolucionado y esto permite sentir menos dolor y controlar las náuseas posoperatorias.

Ahora, recuerde que su organismo ha pasado por cambios drásticos en las últimas horas, es normal que sienta dolor, malestar y tristeza.

¿Cuándo volveré a casa?

Después de la cirugía usted será supervisado por lo menos durante 3 días en una unidad de cuidados intensivos especializada en pacientes que han salido de un procedimiento cardiovascular.

Pasado este tiempo lo trasladarán a una habitación, en la cual se va a ir haciendo la transición para que usted vuelva a casa. Si usted responde bien a los medicamentos orales y no presenta complicaciones es probable que 6 días después ya se encuentre en su hogar.

¿Cómo me sentiré después de la cirugía?

Las primeras semanas su cuerpo estará recuperándose por lo que es normal que no se siente del todo bien. Pero, tres meses después usted comenzará a sentir el impacto positivo de la intervención.

Recuerde la idea de operarlo es que usted esté mejor que antes de la intervención, así que las expectativas son muy positivas.

Si tiene más dudas pregúntele a su cirujano, cada paciente es un mundo y es importante que usted conozca sus características particulares.

 Photo by Luis Melendez on Unsplash
Cirugía cardiovascular

¿Cómo programar una cirugía cardiovascular?

programar una cirugía cardiovascular

Sabemos que recibir la noticia de que debe programar una cirugía cardiovascular causa ansiedad, preguntas, incertidumbres y la necesidad de tomar decisiones inmediatas que afectan sus planes y los de sus familiares a corto plazo.

Tal vez, muchas de sus inquietudes están relacionadas con las circunstancias posteriores a la operación, porque desea entender el panorama al que se enfrentará una vez haya sido intervenido.

Sin embargo, también existen algunos procedimientos previos a la operación que es importante que usted tenga en cuenta y que con ello pueda programar su agenda y dedicar el tiempo que sea necesario para tener todo planeado y en orden, en el momento de su cirugía.

Por esto, el objetivo de este artículo es darle información que le permita comprender cómo es en general el procedimiento, cuáles son los aspectos que debe tener en cuenta y qué puede esperar después de una cirugía cardiovascular.

¿Qué debe programar los días previos a la cirugía?

La historia clínica de cada paciente es diferente y esto significa que el proceso que ha vivido una persona para ser remitido al cirujano es muy distinto al de otra.

Es importante tener esto en cuenta, porque usted tendrá una primera evaluación por parte del equipo de cirugía cardiovascular, donde se analizarán los resultados de los exámenes que le han realizado y de ser necesario se le remitirá para que se realice otras pruebas.

En este sentido, es importante que usted se programe, pues estos exámenes requieren de su tiempo.

Programar cita de evaluación con el cirujano cardiovascular

Una vez usted tenga todos los exámenes solicitados tendrá una cita de consulta con el cirujano cardiovascular, quien hará un análisis de sus resultados y le indicará el procedimiento a seguir.

En el caso de que necesite cirugía es importante que usted tenga en cuenta que la autorización del procedimiento puede tomar entre 3 y 5 días; y que solo con esta autorización se puede proceder a programar una cirugía cardiovascular.

Asignar una fecha para la cirugía

Es fundamental que usted sea consciente que hay otros pacientes que requieren una intervención quirúrgica y que posiblemente hayan sido remitidos antes que usted. También que cada cirujano tiene sus propios horarios y que, por lo tanto, es necesario ajustarse a estas limitantes.

Por esto, le recomendamos que durante la consulta con el equipo de cirugía cardiovascular pregunte en qué horarios y qué días realiza operaciones el médico y con esto usted pueda programarse mejor.

¿Qué debe tener en cuenta para programar una cirugía cardiovascular?

  1. Debe ser consciente de la gravedad de su condición y programar su cirugía lo antes posible si esta ha sido la recomendación del médico.
  2. El tiempo de estancia hospitalaria es de 6 a 8 días en promedio.
  3. Durante 1 mes usted debe programar 3 sesiones semanales de recuperación cardíaca.
  4. Durante las primeras 4 semanas es normal que usted se sienta cansado y sin ánimos. Por lo tanto, es mejor no tener eventos sociales donde su asistencia sea importante.
  5. No puede manejar vehículos durante 6 semanas. Así que no programe viajes que requieran de su conducción.

Cita con el anestesiólogo

Días antes a su cirugía usted debe tener una consulta con el anestesiólogo. Así que es importante que contemple este compromiso en su cronograma.

El día anterior a la cirugía

programar una cirugía cardiovascular

Un día antes de su intervención usted deberá ir a la clínica para hacer una reserva de sangre. Esta será utilizada durante la cirugía si llega a ser necesario.

En todo caso, una cirugía cardiovascular es un evento que cambia las dinámicas cotidianas y, que requiere de su tiempo y disposición.

Antes de la intervención, lo invitamos a bajarle al ritmo de su vida, reducir el estrés, prepararse física y emocionalmente, y meditar.

Comprenda que su corazón le está haciendo un llamado de atención y que es importante programar una cirugía cardiovascular con consciencia esto signifia dedicarle tiempo a lo importante y no a lo urgente, y reconocer que debe asiganr un tiempo prudente para procedimientos previos y la posterior recuperación.

Photo by Curtis MacNewton on Unsplash
Photo by Brooke Lark on Unsplash