condiciones

Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular mínimamente invasiva

heart-3042975_640

En las últimas décadas la cirugía cardiovascular ha evolucionado notablemente. Durante mucho tiempo las enfermedades donde las válvulas cardíacas estaban comprometidas solo podían ser tratadas con el reemplazo de prótesis mecánicas o biológicas, con una esternotomía media, con circulación extracorpórea, y deteniendo el corazón en diástole para poder llevar a cabo estos complejos procedimientos. Sin embargo, en los últimos años con el desarrollo de nuevas tecnologías y la profundización en el conocimiento e interpretación de las enfermedades cardiovasculares se han encontrado otras opciones terapéuticas para el tratamiento de estos casos.

Por ejemplo, en la década de los 70`s cuando se introdujo el reemplazo valvular con prótesis, la mayoría de las afecciones eran solucionadas con esta tecnología. No obstante, hoy en día el panorama es muy diferente, ya que se contempla en primera instancia la posibilidad de una intervención para reparar la válvula y solo si es absolutamente necesario se realiza el procedimiento de reemplazo.

También, los avances en la circulación extracorpórea y las nuevas opciones para no detener el corazón durante las intervenciones han cambiado notablemente el escenario de la cirugía cardiovascular.

Por supuesto, la introducción de nuevas tecnologías como cámaras, asistentes quirúrgicos como monitores y la robótica, hacen que las intervenciones tengan menores riesgos, que el paciente sufra menos traumatismos y que los médicos puedan realizar de forma más precisa, eficiente y segura su labor.

Cabe mencionar que la introducción de prótesis por vía percutánea ha sido una gran alternativa para algunos pacientes considerados de alto riesgo, donde una cirugía podría ser significativamente más riesgosa.

Gracias a estos avances, hoy la cirugía cardiovascular ha reducido notablemente los índices de mortalidad y se han disminuido las complicaciones postoperatorias que podían presentarse durante los días de hospitalización.

Ahora, es fundamental que el lector comprenda que el término mínimamente invasivo hace referencia a la disminución de la incisión que debe realizarse sobre el paciente.

Hace unos años, cuando aún no existían algunos de los avances tecnológicos que se mencionaron previamente, era necesario realizar una incisión en el esternón y abrirlo en dos. Con este procedimiento, los cirujanos podían tener visual muy clara del corazón y hacer las intervenciones necesarias.

Hoy en día, gracias a las cámaras y monitores de asistencia, los cirujanos pueden realizar cortes pequeños, sin abrir el esternón y gracias a la visual amplificada en los equipos tener una visión clara del corazón y de cada uno de los procedimientos que está realizando.

Ahora, es importante comprender que para la aplicación de estas técnicas es vital un estudio personalizado de cada paciente, ya que no todos pueden ser intervenidos mediante estas metodologías. Para algunos casos esta será la mejor alternativa, pero en otras ocasiones será necesario hacer una esternotomía en beneficio del paciente y del equipo médico.

Pacientes a los que no se les recomienda una cirugía cardiovascular mínimamente invasiva:

1. Con cirugía previa en el pulmón

2. Enfermedad ateroesclerótica, aortoilíaca, y periférica

3. Procedimientos combinados

4. Disfunción cardíaca severa.

También es importante comprender, que a pesar de no tener algunas de las condiciones antes mencionadas, estas intervenciones presentan ciertas desventajas y que, por esta razón, en ocasiones, el médico cirujano podrá recomendar otro tipo de procedimiento más beneficioso para la persona.

Además, hay que aclarar que para la realización de estas operaciones los hospitales deben contar con tecnología de punta y personal altamente calificado.

Este escenario se presenta en pocas clínicas de los países latinoamericanos y solo aquellas con inversiones significativas en investigación y capacitaciones pueden ofrecer a los pacientes intervenciones con tecnología de punta como la descrita en este artículo.

Lo que sí es cierto, es que los avances de la ciencia médica son vertiginosos y por este motivo, como en otras áreas hoy en día, cada vez tanto pacientes como personal médico tendrán mejores alternativas terapéuticas para tratarlas condiciones médicas.

Por eso, los futuros cirujanos cardiovasculares tendrán la oportunidad de realizar procedimientos mucho más complejos, con técnicas menos invasivas para el paciente, con mayor precisión y eficiencia, menor tiempo en la sala de cirugía, con disminución de riesgos, complicaciones inferiores y con una recuperación más amigable, que permita a las personas retomar con mayor rapidez sus actividades diarias.

Photo Pixabay

Cirugía cardiovascular

¿Qué tanto dependeré de otros después de mi cirugía cardiovascular?

remi-walle-86579-unsplash

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes que requieren una cirugía cardiovascular es la dependencia a otras personas que pueden llegar a tener una vez terminado el proceso.

Si bien es cierto que cada paciente es un universo, y que pueden existir casos donde sea necesario depender de otros después de la cirugía, la realidad es que la gran mayoría de los pacientes pueden retomar su vida un par de semanas después.

Si usted va a ser operado próximamente y le preocupa este tema, lo invitamos a seguir leyendo, aquí encontrará información valiosa que le permitirá comprender mejor todo el proceso.

Dependencia Física:

Este tipo de dependencia es, tal vez, la que más asusta a las personas, pues temen que después de una cirugía cardiovascular vayan a necesitar ayuda y asistencia de otras personas para, la realización de las actividades diarias y las necesidades biológicas.

Es claro, que su cuerpo pasará por diferentes etapas en la recuperación y que esto significa que le tomará un tiempo volver a como estaba antes, e incluso mejor. Por eso, los primeros días, cuando se encuentre hospitalizado será ayudado por familiares y enfermeras para la realización de actividades básicas.

Sin embargo, días después de su cirugía se le pedirá que comience a moverse ya que, se ha demostrado que a las personas que permanecen en reposo les toma más tiempo recuperarse.

Esto quiere decir, que en menos de 8 días el personal hospitalario lo estará incentivando para que comience a hacer actividades solo sin ayuda de terceros. Por supuesto, siempre estarán pendientes de usted para controlar cualquier eventualidad.

En este orden de ideas, es sensato pensar que una vez usted esté en su hogar, podrá realizar actividades sencillas, que no requieren de mucho esfuerzo, sin la necesidad de la ayuda de nadie.

Ahora, durante el primer mes usted deberá asistir regularmente a rehabilitación cardíaca y es ideal que asista con un acompañante. Recuerde que no podrá conducir, por lo menos las primeras 6 semanas, así que es conveniente que otra persona maneje para llevarlo a su cita.

También, es muy importante que no realice actividades que impliquen esfuerzo de los brazos y el pecho, por lo que será necesario depender de otras personas para mover

objetos pesados, abrir frascos con tapas selladas al vacío y alcanzar objetos altos, entre otros.

Esto quiere decir que, si todo sale acorde a lo programado por su médico, es muy probable que en un par de meses usted sea completamente independiente y se sienta tranquilo para hacer actividades más exigentes.

Meses después de la cirugía cardiovascular:

La decisión de una intervención cardiovascular siempre es tomada por el cirujano y su equipo para, proporcionarle a usted una mejor calidad de vida. Esto significa, que si usted realiza cambios importantes en sus hábitos y se toma el tiempo adecuado para permitirle a su cuerpo recuperarse, lo más probable es que muy pronto usted empiece a ver los cambios.

Recuerde que su cuerpo podría estar acostumbrado al malestar y por lo tanto no ser consciente de sus padecimientos. Por eso, es muy probable que después de la cirugía usted se sienta incluso mejor que antes. Como quien cree que sin gafas ve muy bien y en el primer momento que se las pone reconoce que no podía ver nada.

Dependencia propia de la edad:

Es importante aclarar que algunos pacientes de edad avanzada, pueden llegar a presentar mayor dependencia, relacionada a sus propias condiciones.

Es probable que adultos mayores, sean más propensos a olvidar tomar sus medicamentos, a no recordar el día y la hora de sus seguimientos médicos, y a requerir mayor asistencia para las actividades física.

Sin embargo, esta dependencia es propia de la edad y el impacto de la cirugía en un cuerpo de edad avanzada.

En conclusión, el riesgo de ser dependiente después de una cirugía cardiovascular es muy reducido y generalmente, este pequeño porcentaje está vinculado a personas con edades muy avanzadas.

Esperamos haber resuelto sus dudas y reducir la ansiedad respecto a este tema.

Photo by Rémi Walle on Unsplash