estrés

Cirugía cardiovascular

Infarto: ¿qué es, cuáles son sus causas y cómo prevenirlo?

infarto

Un infarto se puede definir como la obstrucción de los tejidos que forman un órgano, o una parte de él, debido a la interrupción del riego sanguíneo de la arteria o las arterias correspondientes; conduce a la muerte o necrosis de los tejidos.

Esto quiere decir que varias partes de nuestro cuerpo pueden sufrir de un infarto, por ejemplo el cerebro, el intestino, el riñón o, el de corazón (quizás el más conocido) entre otros.

Ahora, cuando hablamos de un ataque cardíaco o un ataque al corazón, nos referimos puntualmente a un infarto de miocardio, donde por lo general un coagulo bloquea una de las arterias coronarias, lo que impide que llegue la sangre a una parte del músculo cardíaco, lo que provoca, a su vez, que algunas células mueran.

Generalmente, se cree que el infarto de miocardio es un acontecimiento súbito que no se puede predecir y que por lo tanto llega sin avisar. Sin embargo, estudios han demostrado que esto no es de esta manera y que de hecho los pacientes presentan algunos síntomas que se convierten en alertas y advertencias, que podrían prevenir un evento agudo.

Síntomas previos a un infarto.

Aproximadamente un mes antes de que se presente un infarto, el paciente puede sentir dolor en el pecho o dolor abdominal, presentar dificultad para respirar y tener palpitaciones irregulares. También, puede disminuir su presión arterial y en algunos casos hasta perder la consciencia.

Otros síntomas más comunes al día a día, pueden ser tener dolor de espalda, náuseas y vómito estos, por ser más cotidianos, suelen pasarse por alto, se confunden con otras enfermedades y dolencias, lo que deriva en que pocas veces se relacionan con problemas coronarios.

Por esto, es muy importante que las personas estén atentas a los cambios que perciben en su cuerpo y que consulten al médico lo antes posible, ya que con esto se puede prevenir un evento agudo y súbito. También, es vital reconocer las señales que nuestro organismo emite y no pasarlas por alto; para así mismo comunicárselas al médico de cabecera quien sabrá interpretarlas adecuadamente y remitir al cardiologo si lo considera necesario.

¿Cuáles son las causas de un infarto?

  1. Consumir tabaco

Al consumir tabaco se producen algunas particulas que se pegan a las paredes de los vasos, estas con el tiempo comienzan a generar una placa que obstruye las arterias y las adelgaza, lo que impide que haya un flujo adecuado de sangre.

Además, el consumo de tabaco es la causa de otras enfermedades, como el cáncer de pulmón, por lo que evitar su comsuno es una de las decisiones más inteligentes para cuidar la salud y la calidad de vida.

  1. Edad avanzada

Entre más años tenga una persona, más expuesto ha estado a comidas altas en grasa y consumo de sustancias nocivas. Asimismo, cuando las personas comienzan a sentirse mayores dejan de hacer ejercicio, argumentando cansancio, dolor e impotencia para hacerlo. En este sentido, se convierten en personas sendetarias y esta es otra de las causas de un posible infarto. El sedentarismo es causante de varias enfermedades y cuando se adopta como estilo de vida se convierte en algo muy difícil de cambiar, por lo que se recomienda sin importar la edad no llegar a este punto.

  1. Obsesidad

El sobrepeso, sobre todo cuando alcanza un grado de obsesidad aumenta de manera muy significativa la probabilidad de tener diferentes problemas de salud y las enfermedades cardiovasculares no son ajenas. Particularmente en el caso del infarto de miocradio, la obesidad puede provocar índices altos de colesterol LDL y diabetes mellitus.

  1. Sedentarismo

Cuando el cuerpo está en movimiento quema calorías y evita el aumento de peso. Por el contrario, cuando se encuentra inactivo lo que sucede es que todo lo que comemenos, que no es metabolizado, se acumula y comienza a obstruir las arterias.

  1. Estrés

El estrés es una manera que tiene el cuerpo de reaccionar ante una situación de difícil procesamiento a nivel social, esto lleva a que el organismo reaccione de formas diferentes, a veces la presión arterial sube, o es difícil respirar, esto puede desencadenar un infarto. Vale la pena aclarar que el estrés por sí solo no produce el infarto, sino que puede ser el detonante de un cuerpo con otros problemas.

Como evitar un infarto.

La forma más sencilla de evitar algún tipo de infarto es cuidarse y asistir periódicamente al médico. Tener cuidados como: alimentarse bien, evitar la sal y las carnes rojas e hidratarse con agua.

Asimismo hacer ejercicio aeróbico, en lo posible 4 veces a la semana y buscar espacio para relajarse con actividades como yoga o meditación.

Recuerde que sin importar la edad estos consejos pueden servirle para evitar un infarto.

Para solicitar una cita de cirugía cardiovascular con el Dr Javier Maldonado, haga click aquí.

 

Cirugía cardiovascular

El contacto con la naturaleza es fundamental para la recuperación

Naturaleza

Generalmente el enfoque y aproximación que se hace frente a la recuperación de los pacientes que han sufrido una cirugía cardiovascular es muy técnico. Por eso, es normal que se hable de la alimentación, del ejercicio, del cuidado de la herida y de los cambios de hábitos. Por el contrario, muy pocas veces pacientes, familiares y médicos se detienen a pensar en la importancia del contacto con la naturaleza para que el organismo se pueda recuperar más rápido.

Pero, este no era el escenario que se vivía hace un siglo; las ciudades eran más pequeñas y esto permitía desplazarse a un lugar aislado de la civilización de manera sencilla.

Así, era normal que a las personas se les recomendara un paseo por el bosque, ir a un lugar aislado por unas semanas, cambiar de altura y tomarse un baño termal.

Hoy en día, son más los médicos que vuelven a reconocer la importancia del contacto con la naturaleza para la salud, y por lo mismo, recomiendan ciertas actividades para los procesos de recuperación después de una cirugía cardiovascular.

Los principales beneficios del contacto con la naturaleza son:

  1. Elementos básicos para la salud con menos contaminación.

Para nadie es un secreto que cuando estamos lejos de la ciudad todos los elementos básicos están menos contaminados. Esto quiere decir, que el aire que respiramos y el agua que tomamos son más limpios, entre más distantes estén de las urbes.

Sin lugar a duda, una recuperación consumiendo agua limpia y respirando aire puro será benéfica para cualquier ser humano, ya que, cuando se le da lo mejor al cuerpo este tiene mejores elementos para restaurarse.

  1. La naturaleza reduce el estrés

El ritmo de la naturaleza es contagioso, lo mismo que el tiempo vertiginoso que se vive en la ciudad. Las dinámicas de cada uno de los ambientes se impregnan en las personas y por eso es normal que en las ciudades la gente viva de manera más acelerada, mientras que en los lugares rurales la gente se tome todo con más calma.

Ahora, los altos niveles de estrés es una de las causas de sufrir del corazón, por lo que es probable que la vida de un paciente con una intervención cardiovascular tienda a ser estresante.

Entonces, para este tipo de personas, tener su recuperación cerca de la naturaleza puede ser muy beneficioso, podrán alejarse de las preocupaciones diarias y disminuir notablemente el ritmo.

Para las personas extremadamente aceleradas, activas y estresadas, el contacto con la naturaleza puede ser impactante, pues no están acostumbradas a vivir así. Estos casos son los más críticos y por lo mismo son los que más esfuerzo deben hacer para cambiar su estilo de vida.

  1. Cambia el metabolismo

Una caminata por el bosque reduce la presión sanguínea, disminuye la concentración de cortisol, baja los niveles de glucosa en la sangre, se reduce la actividad cerebral prefrontal y equilibra la actividad nerviosa. En otras palabras, trae excelentes beneficios para la salud, ya que cuando estos factores están elevados de manera constante suelen tener repercusiones en la salud.

También, un tiempo acostado en el pasto, rodeado de un río y árboles puede ayudarle a disminuir la ansiedad y aquietar los pensamientos nocivos.

Ahora, si para usted no es posible viajar y alejarse de la ciudad es importante que sepa que, cualquier contacto con la naturaleza puede ayudarlo. Esto lo demuestra el estudio realizado por el científico, Roger Ulrich  quien observó el impacto que tenía la habitación en la que eran ubicados los pacientes después de una cirugía. Para esto tomo a 46 pacientes, a 23 de ellos los puso en una habitación sin ventana y a los otros 26 los ubico en un cuarto con vista a la naturaleza. Los resultados que obtuvo fueron sorprendentes. Las personas con ventana  estuvieron menos tiempo hospitalizadas, recibieron menos comentarios negativos por parte de los enfermeros y tomaron menor cantidad de analgésicos.

Esto demuestra que es bueno contemplar y tener contacto con la naturaleza después de una cirugía cardiovascular. Por eso, revise su presupuesto, háblelo con su familia y busque la opción que mejor se ajuste a sus necesidades, para disfrutar algo de la madre tierra durante su recuperación.

Photo by WestBoundary Photography chris gill on Unsplash

Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular ¿Es siempre la mejor opción?

cirugia cardiovascular

Generalmente encontramos información sobre las razones por las que es necesario realizarse una cirugía cardiovascular. Sin embargo, no siempre la cirugía es la mejor opción. En cuyo caso el paciente deberá cambiar su estilo de vida, realizarse controles regularmente y tomar los medicamente que le sean prescritos.

Es probable que usted o un familiar lleven algunos meses en recorridos médicos para encontrar la causa de algunos síntomas que está sintiendo. Lo más común es que haya pasado por varias especialidades y que después de muchos exámenes el cardiólogo le haya informado que algo no se encuentra bien en su corazón y que, por lo tanto, será remitido al cirujano cardiovascular.

Llevará usted algunos días imaginando lo que significa esta cirugía y su mente estará creando escenarios preocupantes que se alejan de la realidad.

Finalmente, llega el día de su cita con el cirujano cardiovascular y después de una evaluación exhaustiva se ha determinado que no es necesario someter a su corazón y cuerpo al estrés de una cirugía cardiovascular y que, por tanto, se tomarán otras medidas para controlar y prevenir el avance de su condición.

En ocasiones usted recibirá esta noticia y se sentirá inseguro, pues cree que si no hay cirugía cardiovascular no se está resolviendo su problema y que por ende corre peligro.

Pero si este es su caso, es importante que recuerde que una cirugía es un evento invasivo y que si el cirujano y el personal médico han determinado que no requiere de algún procedimiento quirúrgico es porque existe una alternativa segura y mucho más benéfica para usted.

No olvide que el cirujano siempre velará por su bienestar y que esta es su motivación a la hora de indicarle el tratamiento a seguir. Por eso, es importante que confíe en él y siga las recomendaciones preventivas.

  1. Cambiar hábitos de vida para prevenir una cirugía cardiovascular

Algunas de las fallas del corazón pueden controlarse y prevenirse con un buen estilo de vida. Una correcta alimentación baja en sal, actividad física diaria, reducción de estrés y hábitos correctos de sueño, pueden disminuir significativamente el riesgo de presentar un evento agudo relacionado con su condición.

  1. Controles regulares

Ahora, si usted presenta una condición cardiovascular es importante que asista a controles regulares con su cardiólogo para que este haga un seguimiento y evalúe si hay avances que ameriten una cirugía.

No deje de asistir a estos controles porque se está sintiendo mejor, el cuerpo es de costumbres y suele adaptarse a los síntomas y condiciones, y enviar el mensaje errado de que se ha mejorado. Por esto, a pesar de que usted se sienta bien, permita que sea el cardiólogo quien le indique que puede reducir los controles médicos y continúe yendo hasta tanto no se le indique lo contrario.

  1. Tomar los medicamentos con responsabilidad

Es importante que tome con mucha responsabilidad los medicamentos que se le han recetado. Estos precisamente son los que mantendrán controlado su sistema para regular su condición.

Ponga mucha atención a las contraindicaciones y por ninguna razón ignore estas recomendaciones ya que, el mal manejo de los medicamente puede acarrearle otras complicaciones.

  1. Este atento a cualquier cambio y consulte con su médico de ser necesario

En algunas ocasiones, las condiciones cardiacas avanzan de manera muy lenta y continuada, por lo que pasa y el tiempo y usted no es consciente de los efectos que está tiendo su cuerpo. Por eso, es muy importante poner mucha atención a sus síntomas y verificar regularmente su rendimiento cardíaco.

Esté muy pendiente de dolores en su pecho, mareos u ahogos, ya que estos pueden indicar que su condición ha avanzado.

También, defina algunas metas de acondicionamiento físico y evalúe si está presentando mayor dificultad para realizarlas. Por ejemplo, mida cuántas escaleras logra subir sin agotarse, o cuánto kilómetros trota en media hora. Si presenta cambios drásticos en un par de meses pida cita con su cardiólogo para tener un control.

Como puede ver, no todas las condiciones cardiovasculares requieren cirugía cardiovascular. De hecho, algunas, siguiendo las recomendaciones de los médicos pueden controlarse por muchos años. Si este es su caso, comience a prestarle mayor atención a su cuerpo y sea cuidadoso con él. Es probable que gracias a esto no necesite nunca una cirugía cardiovascular.

Cirugía cardiovascular

Las emociones y las enfermedades cardiovasculares

emociones

La gente suele creer que las enfermedades del corazón solo están relacionadas con la parte física de la persona y por eso, siempre enfocan su atención en la falta de ejercicio, una dieta desbalanceada, el tabaquismo y el exceso de bebidas alcohólicas. Si bien, estos hábitos en realidad incrementan los riesgos de presentar problemas cardiovasculares, las emociones, los pensamientos y la actitud que se tiene frente a la vida, también juegan un papel fundamental en la salud, ya que si no se encuentran equilibrados pueden contribuir en acelerar enfermedades, no permitirle cambiar su estilo de vida o tener una recuperación lenta, después de una cirugía cardiovascular.

Emociones que incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares

El estrés

El estrés hoy en día parece ser la causante de muchas enfermedades, no solo del corazón. Cuando una persona vive con presiones constantes, bien sea en su hogar o en el trabajo, esto comienza afectarle su parte física. Por ejemplo, una persona que se somete a altos niveles de estrés podrá sufrir de presión arterial alta y otros problemas circulatorios.

Además, la manera como las personas responden de manera emocional ante la presión, también afecta el organismo. Así, si ante el estrés la respuesta es la ira, la irritabilidad y la falta de sueño, se incrementan los riesgos de tener problemas en el corazón.

Cuando las emociones y los pensamientos desbordan a las personas, estos terminan manifestándose en el cuerpo físico, alterando el equilibrio y probablemente acelerando enfermedades.

La depresión

La depresión, es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por sentimientos de tristeza, culpabilidad y una incapacidad de disfrutar de la vida cotidiana. Estudios demuestran que las personas diagnosticadas con depresión son más propensas a desarrollar enfermedades coronarias o sufrir ataques al corazón, ya que pueden presentar hipertensión.

Además, la depresión causa cambios fisiopatológicos directos en la coagulación de la sangre, en la función plaquetaria y afecta el sistema inmunológico, lo que aumenta el riesgo de la inflamación de las arterias.

De nuevo, la forma como la persona se siente, se refleja en su cuerpo físico aumentando los riesgos de una enfermedad cardiovascular.

Emociones cuando se tiene una condición cardiovascular

Pérdida del control

Uno de los principales sentimientos que experimenta una persona que es diagnosticada con una condición cardiovascular, es la sensación de perder el control de su vida.

Esto se debe a que el individuo está acostumbrado a una rutina y las recomendaciones del médico, generalmente, invitan a adquirir nuevas costumbres que van en contravía de los deseos del paciente.

Así, alguien que siempre se ha sentido que controla su vida, se ve enfrentado a no poder comer lo que quiere, a dejar vicios, a tomarse una pausa en el trabajo y a incluir ejercicio físico en su día a día, entre otras cosas.

Ahora, si además la persona presentó un episodio agudo como un paro cardíaco, este sentimiento será mucho más fuerte, ya que seguramente se enfrentará a su fragilidad y a la idea de la muerte.

Emociones después de una cirugía cardiovascular

La depresión

Es normal que los pacientes que han tenido una intervención cardiovascular presenten algunos síntomas de depresión unos días después de la cirugía. Sin embargo, es importante darle atención inmediata, ya que la desatención de esta condición puede ralentizar el proceso de recuperación del paciente y convertirse en un círculo vicioso, donde la persona se deprime más al no ver mejoría.

Aunque hay explicaciones biológicas por las cuales se presenta la depresión después de una operación, generalmente son los pensamientos negativos y fatales los que afectan más al paciente y no le permiten ser positivo frente a su recuperación y su vida.

Ante una depresión de más de 2 semanas consulte con su médico o busque ayuda profesional de psicólogos y psiquiatras.

¿Qué puede hacer para equilibrar sus emociones?

  1. Identifique cuáles son las fuentes de estrés y tome medidas para cambiar la forma como usted enfrenta el mundo.
  2. Sea consciente que su condición es un llamado de atención que lo invita a cuidarse, a cambiar hábitos y a ver a la vida de manera positiva.
  3. Acepte que usted no tiene el control y que otras personas pueden ayudarlo.
  4. Practique la meditación para reducir sus niveles de ansiedad.

Recuerde, el corazón no nos ataca. Este representa simbólicamente el amor y la alegría con la que vivimos, por eso cuando presentamos enfermedades que lo afectan debemos revisar nuestras emociones, para evitar que éste metafóricamente se enfríe, se angustie, se entristezca y se tensione tanto que sienta que no puede moverse. Por el contrario, tómese el tiempo para valorar los regalos de la naturaleza, agradezca cada minuto de su vida, busque ser feliz y compartir mucho amor. Con estas pequeñas acciones le estará dando salud a su corazón.