Cirugía cardiovascular

Válvula aórtica: para qué sirve y qué puede fallar

vávula aórtica

A lo largo de los últimos artículos hemos hablado de las diferentes válvulas del corazón: la válvula mitral, la válvula tricúspide y la válvula pulmonar. Por eso, en este artículo haremos un especial enfoque de la válvula aórtica.

La válvula aórtica funciona como una puerta entre el ventrículo izquierdo y la aorta, la arteria más importante del cuerpo humano, pues es la responsable de distribuir la sangre oxigenada a todos los rincones del cuerpo.

Entonces la válvula se abre para dejar salir la sangre oxigenada, que está bombeando el corazón hacia la arteria y luego se cierra para impedir que regrese al ventrículo izquierdo. Así, después de cada contracción esta cavidad vuelve a quedar vacía para recibir sangre del próximo latido.

Como hemos visto en textos anteriores las válvulas pueden presentar fallas y enfermedades. En general estas condiciones se dividen en dos grupos. Por un lado se encuentran las afecciones que impiden que la vávula se abra adecuadamente, y, por el otro lado, están aquellas que no permiten que se cierre bien. A la primera de estas se les llama estenosis y a las segundas, regurgitación o insufciencia.

Las enfermedades de la válvula aórtica pueden ser hereditarias, congenitas o adquiridas. Las primeras son las que son transmitidas bien sea por la madre o el padre a una persona. Las segundas son condiciones que afectan el desarollo del feto y que, por esto, se presenten fallas desde el nacimiento. Finalmente, se encuentran las adquiridas, que son las condiciones que pueden resultar por efectos de otras enfermededades, por el consumo de algunos medicamentes o por el desgaste propio de la válvula.

Estenosis de la válvula aórtica

Esta enfermedad se presenta cuando las válvas de la válvula aórtica se engrosan, se vuelven rígidas o hasta llegan a fusionarse. Esto lo que provoca es que se estreche la abertura de la válvula y que, por lo tanto, no permita que fluya la suficiente sangre a la aorta y de esta manera que el corazón deba esforzarse mucho más para lograr oxigenar todos los órganos del cuerpo.

Síntomas

La estenosis de la válvula aórtica puede presentar varios niveles de gravedad. Cuando la abertura no se ve significativamente afectada lo más probable es que el paciente no manifieste síntomas. Sin embargo, cuando la estenosis llega a estados avanzados es posible que las personas comiencen a sentir algunas alteraciones en su organismo.

Algunas señales de fallas en la válvula aórtica son:

  1. Soplo cardíaco que el médico puede percibir gracias a su estetoscopio.
  2. Dolores incapacitantes por unos minutos, principalmente cuando la persona ha realizado actividad física.
  3. Nauseas.
  4. Desmayos.
  5. Falta de aliento después de hacer esfuerzo físico.
  6. Palpitaciones. Sensación de un corazón que late muy rápido.
  7. La falta de apetito, puede ser una señal de alerta.
  8. Cuando se presenta en los niños es difícil que suban de peso.

Cuando la estenosis de la válvula aórtica está presente en una persona por un tiempo prolongado, esto puedo causar debilitamiento del corazón, que a su vez puede provocar una insuficiencia cardíaca. En estos casos, los síntomas que puede presentar el paciente son:

  1. Dificultad para respirar.
  2. Fatiga.
  3. Edemas.

Insuficiencia valvular aórtica

Como se mencionaba al inicio de este documento hay afecciones que impiden que la válvula aórtica cierre adecuadamente. Este es el caso de esta condición que permite que la sangre se devuelva al ventrículo una vez el corazón ya ha bombeado para que esta vaya a distrubuir oxígeno y nutrientes a los distintos órganos.

Síntomas

Similar a lo que sucede con la estenosis es muy problable que los pacientes que presentan esta condición no tengan señas claras de que algo está fallando en sus corazones. Generalmente los síntomas se hacen presentes cuando la persona lleva varios años padeciendo la condición y sus efectos se hacen presentes.

En este sentido, las señales que puede presentar una persona de insuficiencia valvular aórtica son muy similares a las de la estenosis.

Tratamientos

Los tratamientos terapéuticos de las enfermedades de la válvula aórtica dependerán de la gravedad de la afección, si el paciente tiene síntomas y si la condición empeora con el tiempo.

En el caso de condiciones leves es probable que el cardiologo supervise regularmente la condición, que se hagan cambios en el estilo de vida y que se tomen algunos medicamentos para reducir los riesgos de que la enfermedad siga avanzando.

Con el pasar de los años es probable que se requiera una cirugía, bien sea para reparar o reemplazar la válvula.

Por otro lado, en el caso de que la falla de la válvula aórtica sea grave, el cirujano cardiovascular recomendará la realización de una cirugía inmediata.

Para solicitar una cita con el cirujano cardiovascular el Dr Javier Dario Maldonado haga click aquí

Deja un comentario