Cirugía cardiovascular

Válvula mitral: ¿cuál es su función y sus principales fallas?

valvula mitral

La válvula mitral es una de las cuatro válvulas del corazón. En promedio tiene 2.5 cm de ancho, está formada por dos membranas y está ubicada entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo.

Su principal función es abrirse para que la sangre que se encuentra en la aurícula izquierda fluya al ventrículo izquierdo. Luego la válvula mitral se cierra para evitar que la sangre se devuelva y pueda continuar su recorrido hacia la aorta, y luego hacia el resto del cuerpo.

 ¿Qué puede fallar en la válvula mitral?

Prolapso valvular mitral

A esta enfermedad también se le conoce por su sigla PVM. Esta se produce cuando una de las dos membranas (llamadas valvas) de la válvula se engrosan y los músculos que las sostienen son demasiado largos. Esto no permite que la válvula se pueda cerrar correctamente.

El PVM es una de las enfermedades valvulares más comunes y a la vez más difícil de detectar, pues la mayoría de las personas no presentan síntomas.

Sin embargo, existen algunas alertas que permiten detectar posibles fallas

  1. Se percibe un sonido de clic seguido de un soplo.
  2. Falta de aliento, especialmente al acostarse.
  3. Cansancio
  4. Taquicardia (excepcionalmente).
  5. Dificultad para respirar después de hacer ejercicio.
  6. Dolores en el pecho.

En general los casos de PVM no son graves, las palpitaciones irregulares y dolores en el pecho no llegan a ser incapacitantes. Sin embargo, es importante que esté monitorizado por su médico y que informe siempre que va a tener una intervención odontológica o quirúrgica para que le indiquen el mejor protocolo para llevarla a cabo.

Regurgitación mitral

Comúnmente llamada insuficiencia mitral, es cuando la válvula mitral no cierra adecuadamente y esto permite que la sangre se devuelva a la aurícula izquierda. En etapas iniciales, lo más probable es que no tenga efectos en la vida cotidiana de las personas. No obstante, esta condición, a largo plazo puede provocar aumento en la presión de los pulmones y que el corazón se agrande.

Las causas más reconocidas de esta condición son:

  1. Fiebre reumática en la niñez.
  2. Lesión de la válvula después de un infarto.
  3. Endocarditis infecciosa.

Como se mencionaba anteriormente los síntomas se muestran cuando esta falla se ha presentado por un periodo de tiempo largo y entre estos se encuentran:

  1. Falta de aliento.
  2. Respiración agitada.
  3. Cansancio
  4. Dolor en el pecho.
  5. Latidos irregulares.
  6. Tos

Cuando la regurgitación mitral se encuentra en estados avanzados es necesario hacer una cirugía cardiovascular de reemplazo de válvula, mecánica o biológica según sea el caso.

Estenosis mitral

La estenosis de la válvula mitral es cuando en esta se presenta un estrechamiento o una obstrucción. Esto causa que la válvula no pueda abrirse correctamente y, que por lo tanto, la sangre no fluya de la aurícula al ventrículo.

Esta enfermedad está íntimamente ligada con el envejecimiento y la acumulación de calcio en el anillo que rodea la válvula.

Al igual que las enfermedades que hemos mencionado anteriormente, esta no presenta síntomas notorios, sin embargo, algunas señales de alerta son:

  1. Tos con secreción rosada.
  2. Cansancio
  3. Infecciones respiratorias.
  4. Latidos irregulares.
  5. Dificultad para respirar cuando se duerme y después de hacer ejercicio.
  6. Edema
  7. Voz ronca o áspera .

Cuando la enfermedad se presenta de forma leve y sin causar mayores daños al paciente es posible que el cirujano cardiovascular evite la cirugía mientras la persona esté monitoreada y con controles regulares.

Sin embargo, cuando los efectos pueden afectar la salud del paciente se recomienda una cirugía para la reparación o el reemplazo de la válvula.

En todos los casos presentados con anterioridad el cirujano solo recomendará una intervención quirúrgica si observa que el riesgo de no hacer nada es mayor que el riesgo de la cirugía. De lo contrario recomendará al paciente otros tratamientos terapéuticos.

Es importante que usted sea consciente de esto, pues no siempre la cirugía es la mejor opción. Confíe en el equipo que lo está asesorando, tome las medidas necesarias y viste regularmente a su médico para que este le de las indicaciones y las recomendaciones apropiadas según si su enfermedad ha avanzado.

Para una consulta con el Doctor Javier Maldonado haga click aquí

Deja un comentario