Cirugía cardiovascular

Válvula Tricúspide, su función, sus fallas y tratamientos

Valvula tricuspide

La válvula tricúspide es una de las cuatro válvulas del corazón. Al igual que la válvula mitral es la encargada de separar la aurícula del ventrículo, pero en su caso del lado derecho.

Su principal función es abrirse para que la sangre que se encuentra en la aurícula derecha fluya al ventrículo derecho. Luego la válvula tricúspide se cierra para evitar que la sangre se devuelva y pueda continuar su recorrido hacia la arteria pulmonar que lleva la sangre para que esta sea oxigenada.

¿Qué es la insuficiencia de la válvula tricúspide?

La insuficiencia de la válvula tricúspide se presenta cuando esta válvula no se puede cerrar adecuadamente y por lo tanto permite que la sangre se devuelva a la aurícula derecha.

¿Cómo se detecta esta enfermedad? 

Es poco común que los pacientes presenten síntomas de esta condición cuando está no se encuentra en una etapa avanzada. Por eso, lo normal ha sido que cuando los pacientes consultan por otros motivos o llegan a cierta edad se hagan algunos exámenes de rutina donde se detecte algunas fallas en el corazón.

También, los médicos según la historia clínica del paciente y lo que manifiesta en consulta pueden decidir explorar la posibilidad de problemas de la válvula tricúspide.

Otra enfermedad de la válvula tricúspide

La estenosis:

Esto ocurre cuando la válvula tricúspide se estrecha o se obstruye, impidiendo que la sangre puede fluir al ventrículo derecho.

Algunas de las señales de alerta de fallas en la válvula tricúspide son:

  1. Historia familiar de fallas en válvula tricúspide.
  2. Fatiga.
  3. Incapacidad para hacer ejercicio.
  4. Pulso en el cuello.
  5. Edemas.
  6. Hipertensión pulmonar.
  7. Debilidad.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunos factores de riesgo que pueden provocar fallas en la válvula tricúspide son:

  • La fiebre reumática.
  • Las infecciones como la endocarditis.
  • Cuando afecta el ventrículo derecho y por lo tanto altera la válvula tricúspide.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Hipertensión pulmonar.
  • Enfermedad cardíaca congénita.
  • Radiación.

Tratamiento

El proceso terapéutico para las enfermedades de la válvula tricúspide dependerá de qué tan grave es la condición, de si el paciente presenta síntomas y si con el paso del tiempo esta está más grave.

En general, si el paciente no presenta síntomas que estén afectando su vida cotidiana no se le hace ningún tratamiento, simplemente se le hacen controles permanentes que permitan determinar si la condición ha avanzado y si es necesario proceder de otra manera.

Sin embargo, cuando las afecciones están impactando a la persona se recomienda hacer un reemplazo o una reparación de la válvula tricúspide que permite al paciente retomar su vida.

La decisión de hacer la cirugía contempla otros factores:

  1. La gravedad de la falla de la válvula.
  2. La edad del paciente.
  3. El estado general de salud de la persona.
  4. Si se requieren otras intervenciones en el corazón para tratarlas al mismo tiempo en una misma cirugía.

Por supuesto, la reparación será la primera opción que se contemple, pues esta tiene menor riesgo de infección, evita la toma de anticoagulantes para el resto de la vida y es menos invasiva que un reemplazo válvular.

Ahora bien, no siempre es posible reparar la válvula y, por lo tanto, se hace necesario poner una prótesis mecánica o biológica que detenga el deterioro general que puede estar causando la falla valvular al  corazón.

Después del tratamiento

La idea de una cirugía cardiovascular es que el paciente pueda tener una vida normal. Por eso, después del tratamiento lo ideal es que la persona haga ejercicio, coma saludable y tenga buenos hábitos de sueño que le permitan tener una larga vida.

Dependiendo del tipo de válvula que le han puesto, mecánica o biológica, el paciente tendrá unos cuidados y recomendaciones específicas. Por ejemplo en el caso de las válvulas mecánicas la persona estará siempre anticoagulada, por lo tanto, es importante que no tome bebidas alcohólicas, que permanezca lejos de objetos corto punzantes y que siempre esté cerca de un puesto de salud.

Por otro lado, las válvulas biológicas requieren controles médicos muy estrictos, pues es posible que estas comiencen a fallar a los 15 años de haber sido incorporadas.

Sin importar cuál sea el caso, bien sea que no debe tener una intervención quirúrgica, que le corresponda una cirugía cardiovascular de reparación o de reemplazo de la válvula tricúspide, el paciente debe tener controles permanentes con el cardiólogo quién puede verificar que todo esté en orden.

Para una cita con el cirujano cardiovascular el Doctor Javier Dario Maldonado haga click aquí

Deja un comentario