Cirugía cardiovascular

¿En qué consiste el reemplazo de las válvulas cardíacas?

válvulas cardíacas

Si está leyendo este artículo es posible que usted o un familiar deba realizarse una cirugía de cambio de válvulas cardíacas. A continuación, encontrará información básica para comprender a grandes rasgos en qué consiste este tipo de cirugía cardiovascular.

Es importante entender que un defecto en alguna válvula cardíaca de su sistema cardiovascular, puede ser la razón por la cual puede sentir dolor torácico (angina), dificultad para respirar, episodios de desmayos (sincope) o insuficiencia cardíaca.

Si este es el caso lo recomendable es analizar la situación con su cardiólogo, quien evaluará su condición, y probablemente lo remita con un cirujano cardiovascular, quien es el experto indicado para realizar un procedimiento de reemplazo o reparo de la válvula que presenta problemas, ya que su mal funcionamiento está afectando que la sangre fluya correctamente.

En perfectas condiciones, las válvulas se abren lo suficiente para que la sangre pueda pasar desde el corazón hacia las arterias, para posteriormente cerrase e impedir que regrese al corazón.

Ahora, para entender mejor cómo funciona este proceso, es importante conocer que en el corazón hay 4 válvulas que se encargan del flujo correcto de la sangre.

  1. Válvula aórtica
  2. Válvula mitral
  3. Válvula tricuspídea
  4. Válvula pulmonar

Si usted o un familiar  fueron diagnosticados con algún tipo de falla en una de estas cuatro válvulas, y han sido remitidos para cirugía, en este artículo le explicamos brevemente en qué consiste el proceso.

El día del procedimiento usted recibirá anestesia general, por lo que no sentirá ningún dolor.

Si se trata de una cirugía de corazón abierto el cirujano hará una incisión quirúrgica suficientemente grande en el esternón para llegar al corazón y a la aorta. Durante este procedimiento su corazón será detenido momentáneamente mientras un sistema de circulación extra corporal se encargará de bombear la sangre al cuerpo. Para su tranquilidad, es importante que sepa que este es un procedimiento de rutina que hoy en día representa un mínimo riesgo para su vida.

Por el contrario, si su cirugía es mínimamente invasiva, el especialista hará incisiones pequeñas en la aureola del pezón o debajo del seno en las mujeres y con una sonda se abrirá paso hasta el corazón.

En el caso de requerir reparación de válvulas, el cirujano puede cortar, dar forma o reconstruir los colgajos afectados.

Pero si la válvula está demasiado dañada, como suele ocurrir con la aorta, ésta deberá ser reemplazada por completo.

Este procedimiento usualmente utiliza alguno de estos dos tipos de válvulas:

Mecánicas: con materiales artificiales como metal o cerámica.

Biológicas: Hechas con tejido humano o animal.

Las primeras duran más, pero probablemente sea necesario tomar anticoagulantes durante el resto de sus días, mientras que las biológicas, requerirán una segunda intervención aproximadamente a los 12 años, con la ventaja de que no generan dependencia a algún fármaco.

En algunos casos el cirujano puede realizar el procedimiento de ROSS, en el cual usa la válvula pulmonar del paciente para reemplazar la válvula aórtica dañada y así poder reemplazar la válvula pulmonar por una nueva. Esto evitará tomar anticoagulantes, pero probablemente requiera otra intervención en el futuro.

Los tiempos y escenarios de cada intervención son diferentes y dependen de las complejidades de cada paciente, pero en general un reemplazo de válvulas cardiacas puede durar entre 5 y 6 horas. Sin embargo, sin importar el tiempo de cirugía, estos procedimientos tienen una mortalidad de menos del 2.5%, una cifra muy alentadora que muestra el éxito de este tipo de intervenciones en la actualidad.

Así que, si se está preparando para una cirugía de cambio de válvulas cardiacas, recuerde que se enfrenta a un procedimiento rutinario que se ha consolidado como una de las cirugías más seguras o de menor riesgo en el campo de la cirugía cardiovascular.

Deja un comentario